HSBC, el mayor banco europeo, cerrará su operación de banca minorista en Rusia tras sólo dos años, siguiendo los pasos de su rival británico Barclays.

"Tras una revisión estratégica está claro que la oportunidad más sólida para HSBC en Rusia está en prestar servicios a clientes corporativos e institucionales", dijo el lunes Huseyin Ozkaya, presidente ejecutivo de HSBC en Rusia.

HSBC, cuya unidad rusa está entre los 100 principales prestamistas del país por activos, instó a los clientes a cerrar sus cuentas antes del 30 de junio.

La decisión de HSBC, que empezó sus operaciones minoristas en Rusia a mediados del 2009, se produjo tras el anuncio de Barclays en febrero de que iba a vender su unidad rusa porque era incapaz de competir y que se centraría en la banca de inversión.

El sector bancario de Rusia está dominado por bancos estatales, que controlan alrededor de un 60% de los activos generales del sistema.

RDS