El nuevo jefe de HSBC, el mayor banco europeo, reducirá las operaciones de banca minorista y podría vender su negocio de tarjetas de crédito en Estados Unidos para ahorrar 3,500 millones de dólares y resucitar las debilitadas ganancias de la compañía.

HSBC se enfrenta a la urgencia de tomar medidas drásticas, en momentos en que casi dos quintos de sus negocios no cubren los costos de capital, dijo el presidente ejecutivo, Stuart Gulliver.

El abandono de la banca minorista en algunos países y los ahorros programados en áreas que van desde la tecnología hasta el papeleo, ayudarán al banco a que sus costos pasen a representar entre un 48 y un 52% de sus ingresos en el 2013, desde el 61% registrado en el primer trimestre.

Muchos bancos, incluyendo al HSBC, experimentaron un agudo incremento de ese ratio, en parte por la lucha para contratar personal en los pujantes mercados asiáticos.

Su rival, el Standard Chartered tuvo una relación entre sus costos y sus ingresos del 56% el año pasado. Pero otros adoptaron más medidas para mantener ese indicador por debajo del 50%, como el español Santander, que en el 2010 tuvo un registro del 43 por ciento.

"Claramente, tenemos un problema de costos", dijo Gulliver el miércoles durante una presentación en la que explicó la revisión estratégica que realiza la compañía.

"Agregamos 3,000 millones de dólares a nuestros costos durante los últimos años y sin tener ningún ingreso a cambio", dijo el presidente ejecutivo de 51 años, quien asumió su cargo a comienzos de este año tras una dura lucha en el directorio.

Gulliver dijo que gran parte de los ahorros serán reinvertidos en las áreas que tengan alto crecimiento.

El ejecutivo estima que puede obtener 4,000 millones de dólares adicionales en ingresos del negocio de administración de riqueza y otros 1,000 millones estrechando los trabajos de la banca comercial con la de inversión.

Pero mejorar los ingresos sigue siendo un desafío, según los inversionistas.

"Tienen que recortar costos porque están operando en un entorno en donde es difícil hacer crecer los ingresos", dijo John Smith, gerente de Brown Shipley, que posee acciones de HSBC en su cartera.

El alcance de la tarea de Gulliver fue revelado el lunes, cuando los resultados del banco demostraron un salto en los costos que ocasionaron una caída en las ganancias trimestrales de alrededor del 14 por ciento.

HSBC se concentrará en el negocio de administración de riqueza en 18 de las economías más relevantes al tiempo que limitará su banca minorista a los mercados en los que pueda alcanzar una escala rentable, indicó.

En esa unidad de negocios se centrará en mercados como Hong Kong o Gran Bretaña, plazas de alto crecimiento como México, Singapur, Turquía y Brasil, y países más pequeños en donde posee una posición fuerte.

Dejará la banca minorista en Rusia y evaluará la situación de las 475 sucursales y la unidad de tarjetas de crédito que tiene en Estados Unidos.

El plan de recorte de costos contempla medidas para ahorrar 300 millones de dólares anuales mediante la simplificación de la estructura regional, 175 millones por el traslado de sus operaciones de IT a sitios más baratos y unos 100 millones más achicando el uso de papeleo, entre otras.

RDS