Los recientes escándalos de malas prácticas de los bancos internacionales afectarán en el corto plazo entre los inversionistas institucionales; sin embargo, estos casos no impactarán de forma significativa las operaciones de las instituciones, debido a la situación económica global y a que son parte importante del sector financiero mundial, consideran analistas.

Para Luis Murra Sánchez, analista económico financiero de Banco Base, los casos como el de manipular la tasa LIBOR en su favor, principalmente por Barclays, harán que los grandes inversionistas se replanteen sus posiciones dentro de este tipo de bancos pero esto no llevará a que modifiquen sus portafolios de largo plazo.

Sí les afecta en su imagen a los bancos. Y es posible que los inversionistas consideren replantearse invertir en ciertos instrumentos con ellos; sin embargo, sus portafolios no deberían de cambiar, ya que se están tomando acciones para evitar las malas prácticas financieras , consideró el analista.

El banco Barclays fue sujeto a una investigación por parte del banco central londinense en junio pasado, en la que aceptó que había estado dando información inexacta a las autoridades financieras desde poco antes del 2009 para que la tasa de interés de referencia inglesa, la LIBOR, fuera estimada en su favor, lo cual afectó a muchos inversionistas en el mercado global en los últimos cuatro años.

A fines de junio, Barclays fue obligado a pagar multas por valor de 290 millones de libras (cerca de 453 millones de dólares) a las autoridades del Reino Unido y Estados Unidos por manipular la LIBOR y su equivalente europeo, Euribor.

Ya se está buscando calcular la LIBOR por otros medios; sin embargo, las leyes no se mueven tan rápido, por lo que los inversionistas tendrán que seguir trabajando con estos indicadores y con estas instituciones, claro, con más atención a sus acciones , dijo el especialista.

En el mismo sentido, Peter Garnry, analista de mercado de Saxo Bank, consideró que los cambios en la normatividad bancaria internacional no serán tan rápidos, por lo que es previsible que los inversionistas mantengan sus inversiones en los bancos.

Luego de tres escándalos en lo que va del año, no se puede esperar que la intensidad de las normativas se retraiga en un futuro cercano , dijo Garnry.

En el caso de México, directivos de grupos financieros consideraron que las inversiones y negocios con grandes corporativos seguirán siendo cercanos, ya que las afectaciones por lo casos de lavado de dinero no están afectando las ganancias y el financiamiento de los grandes corporativos.