Las principales firmas de Wall Street optan por la rentabilidad y estancan los ingresos.

La caída del beneficio de Goldman Sachs en un 31% en 2015 ha puesto punto y final a la temporada de resultados bancarios en Estados Unidos, que se ha caracterizado por un estancamiento de los ingresos y por un impulso del resultado.

NOTICIA: Ganancias trimestrales de Bank of America saltan 9.8% por menores costos

Goldman Sachs, el único gran banco con una bajada destacada en el beneficio, apenas ha ganado 5,570 millones de dólares tras llegar a un acuerdo para pagar 5,100 millones de dólares y poner fin a las investigaciones sobre sus ventas de productos respaldados por hipotecas basura entre 2005 y 2007. Esta partida extraordinaria recortó un 72% el beneficio en el cuarto trimestre, hasta 574 millones de dólares, la menor cifra en cuatro años.

La firma, la mayor asesora del mundo en fusiones y adquisiciones, siguió la tendencia del resto de los grandes bancos de Estados Unidos y redujo un 2% sus ingresos, hasta 33,820 millones de dólares, en 2015. Los ingresos en el cuarto trimestre cayeron un 5%, hasta 7,273 millones.

NOTICIA: Ganancias de Wells Fargo estables en 2015, afectadas por caída del petróleo

En un entorno volátil, las principales entidades financieras de Estados Unidos han preferido evitar riesgos, contener los ingresos y centrarse en el beneficio hasta ganar en conjunto casi 89,000 millones de dólares en 2015, un 35% más.

El impulso del resultado se explica también por la ausencia de provisiones extraordinarias en las cuentas de Citi y de Bank of America (BofA), que penalizaron las cifras de 2014. Ambas entidades registraron en 2015 el mayor beneficio en casi una década. La nota más positiva la dio, en cualquier caso, JPMorgan, el mayor banco de Estados Unidos por activos, que ganó un 12% más. Su consejero delegado, Jamie Dimon, se mostró, además, optimista ante este ejercicio.

Tipos y energía

Los bancos, especialmente los más centrados en el negocio de préstamos e hipotecas en Estados Unidos, verán impulsada su actividad en 2016 tras la subida de tipos aprobada en diciembre. La incertidumbre de los mercados y la situación del sector energético seguirá penalizando, sin embargo, la actividad de banca de inversión, de divisas y de materias primas, el negocio que más está sufriendo durante los últimos años.

erp