En su intento por ampliar su negocio de banca minorista, Goldman Sachs se plantea comprar la división de tarjetas de crédito de General Motors (GM) apenas un año después de cerrar un acuerdo similar con Apple.

Con la suma del negocio de GM la cartera de tarjetas de Goldman duplicaría su tamaño. Ahora mismo, Goldman acumula créditos a través de las tarjetas de crédito por valor de 2,300 millones de dólares, frente a los 1,900 millones de principios de año.

El socio actual de General Motors es Capital One, con el que firmó un acuerdo en el 2012. Bajo el mandato del consejero delegado de Goldman Sachs desde el 2018, David Solomon, aumentar su división de banca minorista es fundamental para la estrategia del banco.

Cuando los consumidores hacen compras con la tarjeta de General Motors obtienen descuentos sobre el precio de los vehículos de la marca. Se calcula que el volumen de compras que mueve la tarjeta ronda los 10,000 millones de dólares.