Washington.- Goldman Sachs acordó pagar 450.000 dólares para resolver una acusación de los reguladores en el sentido de que violó un reglamento relacionado con la venta en corto de acciones entre el 2008 y 2009, informaron autoridades el martes.

El banco de inversión Goldman Sachs, no reconoció o rechazó haber infringido la ley al pagar la cifra como pena civil por parte de la Comisión de Valores y Cambio (SEC por sus siglas en inglés) y a la división reguladora de la Bolsa de Valores de Nueva York.

El caso involucra a la división de operaciones con acciones de Goldman que no está relacionada con las acusaciones civiles por fraude que la SEC presentó el mes pasado contra la firma por sus transacciones de valores basados en hipotecas. Goldman ha negado las acusaciones en ese caso e informó que presentará una apelación.

El fallo en el caso de venta de posiciones en corto involucra ventas al desnudo y fue instaurada por la SEC en la parte más dura de las presiones del mercado a finales del 2008.

Las ventas en corto ocurren cuando se transa un valor que no se posee al momento de la operación y que es necesario comprar posteriormente para cubrir la venta. La práctica es legal y ampliamente utilizada en Wall Street. Estas empresas incluso solicitan a préstamo acciones de una empresa en una venta de corto, las venden y las vuelven a comprar cuando los títulos bajan de precio, embolsándose la diferencia en el precio.

Las ventas al desnudo ocurren cuando los vendedores no poseen o no obtienen a préstamo las acciones antes de venderlas y entonces buscan cubrir sus posiciones poco después de la venta.

Las reglas de la SEC incluyen un requerimiento en la que los operadores deben comprar rápidamente o tomar prestadas las acciones para que puedan ser entregadas en una venta de corto.

En el caso que involucra a la subsidiaria de operaciones bursátiles, la Goldman Sachs Execution & Clearing LP, la SEC y los reguladores de la Bolsa de Nueva York alegan que la empresa no obtuvo las acciones para cubrir las posiciones cortas de sus clientes en el momento requerido.

La SEC también censuró a la subsidiaria con sede en Jersey City, Nueva Jersey, por sus procedimientos administrativos en este caso. La censura normalmente atrae la posibilidad de que la empresa enfrente sanciones más duras si vuelve a cometer la misma infracción.

apr