En un intento por tomar el sartén por el mango en lo que respecta a un segundo retiro de las cuentas individuales de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en Chile, el gobierno de Sebastián Piñera ingresó al Congreso su propio proyecto, el cual acota y genera diferencias con la iniciativa que ya pasó la revisión de la Cámara de Diputados y fue aprobado por la Comisión de Constitución del Senado.

El texto que fue presentado por los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; del Trabajo, María José Zaldívar; y de la Segpres, Cristián Monckeberg, limita en montos la posibilidad de retirar recursos desde las administradoras de fondos. Y es que si bien mantiene el mínimo (aproximadamente 1 millón de pesos),  reduce el máximo a aproximadamente 2.9 millones de pesos respecto de los 4.3 millones de pesos que establece el proyecto que ya fue aprobado por los diputados.

A diferencia de la reforma constitucional presentada por diputados, el proyecto de ley del ejecutivo considera que el retiro sí constituye una renta, por lo que será gravada con el impuesto Global Complementario. Dicho gravamen dependerá del nivel de ingreso del contribuyente, por lo que algunos quedarían exentos del tributo.

El proyecto establece que todos los afiliados podrán acceder al 10% de sus ahorros -con un año de plazo-, excepto quienes a la fecha de solicitar el retiro tengan cotización previsionales declaradas en el mes inmediatamente anterior a la solicitud y cuyas remuneraciones sean iguales o superiores a 100 UF. También, se establece un mínimo de 35 UF para el retiro y un techo de 100 UF.

Otra de las diferencias de ambos proyectos tiene que ver con el plazo. Y es que el proyecto plantea que el pago sea en dos cuotas siendo la primera pagada después de 60 días hábiles desde la solicitud y el segundo pago 10 días hábiles después. Por su parte, la comisión de Constitución estableció que sea en 15 días y con un solo pago.

Como era de esperarse, en la oposición no cayó bien la propuesta del Ejecutivo, donde incluso senadores moderados, como el integrante de la comisión de Hacienda, Ricardo Lagos Weber, se mostraron contrarios a la iniciativa: “El proyecto del gobierno, tal cual ingresó, es muy difícil, por no decir imposible, que avance, con el nivel de restricciones que se colocaron a la posibilidad del retiro de fondos previsionales”, señaló.

La propuesta del Gobierno fue presentada luego de que el miércoles la comisión de Constitución del Senado aprobara en general y particular el proyecto de reforma constitucional, despachándolo a la Sala de la Cámara Alta. Así, la iniciativa será votada por el pleno del Senado a más tardar la próxima semana.