La prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo fue uno de los temas que se discutieron en el pasado Foro Fintech de la Alianza del Pacífico. En este tenor, el mensaje del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) fue claro: primero se debe definir la naturaleza jurídica de los activos virtuales y después regularlos para evitar el blanqueo de capitales mediante su uso.

En un mensaje en video dirigido a los participantes de dicho foro, Santiago Otamendi, presidente del GAFI, reconoció el gran potencial de la industria de tecnología financiera (fintech) para la inclusión; sin embargo, también destacó los riesgos, entre los que se encuentran el uso de estos mecanismos, en especial en el tema de activos virtuales, para lavar dinero.

“Esta industria, que crece vertiginosamente, a veces resulta un canal para disponer de fondos ilícitos, ya sea para financiar el terrorismo o lavar activos, pero por otro lado es una industria que rápidamente se ha posicionado porque tiene muchas posibilidades de inclusión”, destacó Otamendi, quien hoy encabezará la reunión plenaria del organismo, en París, Francia, y la última como presidente del mismo.

El interés de GAFI por conocer más sobre la industria fintech, y en especial sobre sus riesgos, comenzó en el 2016; sin embargo, desde hace algunos meses, el organismo multilateral ha reiterado la necesidad de aclarar las diversas definiciones que hay sobre los criptoactivos, como pueden ser el bitcoin, Ethereum o ripple.

Para GAFI es necesario aclarar estas definiciones para así saber qué metodologías usar para prevenir el blanqueo de dinero por el uso de estos criptoactivos, con el fin de adoptar un enfoque global al respecto.

“En cualquier punto, (cuando) tengamos una noción (sobre su definición), ahí vendrá la naturaleza jurídica para disponer o regular acertadamente sobre esta particular situación de las cryptoassets, como se denominan en el G20, aquí el gran desafío”, explicó Otamendi.

México contribuye

Otamendi destacó el aporte de México al tener la primera Ley Fintech en la región de América Latina, la cual servirá para entender las definiciones de los temas de esta industria, como el de criptoactivos.

En la ley, la cual fue aprobada en marzo pasado, se describe a los activos virtuales como la representación de valor registrada electrónicamente y utilizada entre el público como medio de pago para todo tipo de actos jurídicos y cuya transferencia únicamente puede llevarse a cabo a través de medios electrónicos.

“En ningún caso se entenderá como activo virtual la moneda de curso legal en territorio nacional, las divisas ni cualquier otro activo denominado en moneda de curso legal o en divisas”, se puede leer en la ley que se aprobó en marzo pasado.

De acuerdo con la normativa, el Banco de México tendrá que determinar cuáles activos virtuales se podrán operar, así como sus plazos, términos y condiciones para las instituciones de tecnología financiera que pretendan utilizar los mismos.

Asimismo, en el tema de prevención de lavado de dinero, que es uno de los cinco pilares de la normativa, se prevé que todas las instituciones que operen con activos virtuales se sujeten a la regulación aplicable en materia de prevención de blanqueo de dinero.

Otamendi señaló que esta visión de México ayudará a GAFI, así como a sus países miembro, para poder tener un enfoque global sobre dicho tema, y así las demás naciones puedan también regular sobre éste tema.

“México ha sido el primer país en la región en tener un marco legal para fintech y regtech, de modo tal que tener esta visión integradora por un lado, pero por otro tener el enfoque en los riesgos es el gran desafío que estamos tomando en el GAFI y es la gran contribución de este marco legal”, detalló.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx