En el primer trimestre del 2018, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef), se registraron 1.7 millones de reclamaciones por fraudes. De éstos, 61% (1 millón 41,896 ) fueron cibernéticos, esto es 63% más que un año atrás; los demás (39%) fueron tradicionales.

A decir de la comisión que preside Mario Di Costanzo, el alza en los fraudes cibernéticos en el primer trimestre del 2018 obedece al aumento en los fraudes en comercio electrónico, en donde se originaron 1 millón 5,843 millones de los registrados en el periodo, un crecimiento anual de 74 por ciento.

La dependencia considera que el crecimiento de los fraudes en e-commerce, sugiere la necesidad “urgente” de que las plataformas de este tipo decomercio cuenten con mecanismos adicionales de autenticación de sus usuarios.

Las operaciones con tarjeta en sitios de comercio electrónico han venido al alza. En el primer trimestre del 2017 se autorizaron 32.6 millones, un año después la cifra ascendió a 57.9 millones, según información reciente del Banco de México (Banxico).

Dentro de los fraudes cibernéticos también encajan los originados a través de banca móvil. Éstos, con base en información de la Condusef, tuvieron un incremento de 155% en el primer trimestre del 2018 en su comparación anual, al pasar las reclamaciones de 8,938 a 22,800. Este tipo de quejas representan apenas 1% de total por fraude.

Otros tipos de fraude que encajan en lo cibernético son los originados en operaciones por Internet, tanto de personas físicas como morales y pagos por celular, pero aquí las cifras son bajas.

Caen fraudes tradicionales

A la par que los fraudes cibernéticos han registrado crecimientos, los llamados tradicionales como los originados en cajeros y terminales punto de venta (TPV) vienen a la baja. Cifras de la misma Condusef refieren que en el primer trimestre del 2018 éstos cayeron 24% en su comparación anual y se ubicaron en 659,440 contra 864,193 del mismo periodo del año previo.

En esta categoría, los fraudes originados en las TPV son los que concentran el mayor número de casos con 429,147, una baja anual de 31 por ciento. A éstos les siguieron los derivados de comercio por teléfono con 181,608, un alza de 4%; mientras que en cajeros automáticos la cifra también tuvo una baja importante de -44% al pasar de 49,838 en el primer trimestre del 2017 a 28,110 en los primeros tres meses del 2018.

Los fraudes en sucursales, en tanto, subieron en el año 37% de 14,467 a 19,868; mientras que otros derivados de movimientos generados por los bancos, en corresponsales y banca por teléfono, se presentaron en una mucho menor proporción.

Ante estas cifras la Condusef ha insistido en una serie de recomendaciones como que, si se compra en línea, debe verificarse que se trate de un sitio seguro y legítimo; si se usan redes públicas tener instalado un antivirus y evitar compartir datos personas y financieros; y no dejar la sesión personal abierta.

También, usar contraseñas seguras con caracteres combinados y cambiarlas periódicamente; y recordar que las instituciones financieras nunca solicitan datos personales por teléfono o Internet, a menos que sea el usuario quien inicie la operación.

De igual forma, no aceptar asesoría de extraños para activar servicios de banca por Internet o en el móvil; y al momento de pagar no perder de vista las tarjetas ni mucho menos compartir el NIP, además de monitorear las cuentas para evitar sorpresas.

[email protected]