Los fondos del Ramo 23, que se refiere a provisiones salariales y económicas y que es catalogado por analistas como la caja negra del presupuesto debido al uso discrecional que hacen los diputados de dichos recursos, se reducirán de 14 a siete.

De acuerdo con información del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF 2016), estos siete fondos tendrán un presupuesto de 32,662 millones de pesos, que representan 31.6% del presupuesto total de este ramo, que será de 102,856 millones de pesos.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó que el Ramo 23, a diferencia del 28 (participaciones) y el 33 (aportaciones a entidades federativas), tiene reglas de operaciones sustancialmente más laxas.

Es un ramo que le permite a los diputados llevar proyectos que son poco monitoreados a sus distritos. Si el diputado pide 10 millones de pesos para infraestructura, se los dan a través de este ramo, sin conocer si se efectuó el proyecto, lo cual implica en la mayoría de las veces corrupción .

Entre los fondos que sobrevivirán para el 2016 se encuentran el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), cuyos recursos serán de 7,547 millones de pesos; también, el Fondo de Prevención de Desastres Naturales (Fopreden) con recursos por 358.7 millones de pesos.

En tanto, el Fondo Metropolitano, que tiene por objetivo impulsar el desarrollo integral y equilibrado de las regiones del país, permanecerá el próximo año con el presupuesto más grande de todos los fondos, por 10,400 millones de pesos.

En el caso del Fondo Regional, el cual busca apoyar a las 10 entidades federativas con los menores índices de desarrollo, tendrá un presupuesto por 7,192.6 millones de pesos, 3% más de lo que recibió en el 2015.

Recorte será compensado ?con participaciones

Villarreal indicó que la reducción de estos fondos y del presupuesto del Ramo 23 será compensada a los estados y municipios a través del Ramo 28.

El gobierno prevé que el próximo año los ingresos tributarios tengan un significante crecimiento, lo cual beneficiará al Ramo 28 porque la Federación les entregará mayores recursos .

Detalló que el gobierno decidió recortar el Ramo 23, dado que el 28 y 33, por ley, no pueden tener ajustes. El primero son recursos que la Federación obtiene por el cobro de impuestos, los cuales distribuye a las arcas hacendarias de los estados y municipios del país.

El Ramo 33 tampoco puede disminuir sus recursos, debido a que son aportaciones que se les otorga a los estados para mejorar la educación, servicios de salud y de seguridad. Fue más fácil meterle tijera al Ramo 23, donde los diputados pueden operar más discrecionalmente .

Debería ser más vigilado

Los fondos que dejarán de existir para el próximo año son: Apoyo para Migrantes; Pavimentación y Desarrollo Municipal; Apoyo en Infraestructura y Productividad; Fondo Sur-Sureste; Reconstrucción de la Infraestructura de Baja California Sur; Infraestructura Deportiva y el Fondo de Cultura.

Estos siete programas en conjunto tuvieron un presupuesto para este año de 14,293 millones de pesos. Vale mencionar que para el 2016 no se crearon nuevos fondos.

A más tardar, el 15 de noviembre, la Cámara de Diputados deberá aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año. Se prevé que entre el jueves y viernes se discuta en tribuna.

Para Diego de la Mora, coordinador del área de Presupuestos y Políticas Públicas de Fundar, en dicho ramo debería existir una vigilancia más profunda, en el sentido de que se realice un monitoreo de los recursos que solicitan los funcionarios para ver en qué son utilizados y si son justificados. Consideró que este ramo debería desaparecer.