Los flujos de capital hacia los mercados emergentes van a declinar en 2015 por segundo año seguido debido a la perspectiva de tasas de interés más altas en Estados Unidos, informó este el jueves un organismo de la industria financiera global, que calcula ingresos por 1.06 billones de dólares.

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), con base en Washington, informó en un reporte que los flujos de inversión total del sector privado hacia los mercados emergentes bajó el año pasado a 1.1 billones de dólares, 250,000 millones de dólares más que el máximo histórico de 2013 de 1.35 billones de dólares.

Gran parte del declive fue por un colapso en los ingresos a Rusia, por su participación en el conflicto de Ucrania, pero el movimiento en otros países también fue afectado por las expectativas sobre el alza a las tasas de interés que realizaría la Reserva Federal estadounidense.

El panorama de este año se ve empañado por los mismos factores, y también por la desaceleración económica en China, que se llevó más de la mitad de los flujos de 2014, según el reporte.

Pero la atención sigue mayormente sobre la Fed, superando la que existe por el alivio de la política en Japón y Europa.

"El cambio de las expectativas sobre el momento y el ritmo de las alzas de las tasas de la Fed, además de la incertidumbre vinculada al mercado del petróleo y los riesgos políticos probablemente vuelvan a provocar una senda accidentada en el año que viene", informó el IIF.

El grupo agregó que, no obstante, los inversores estaban diferenciando cada vez más entre mercados emergentes más fuertes y más débiles.

El IIF destacó además que inversores institucionales que normalmente operan a más largo plazo, como los fondos soberanos y de pensiones, representaron la mayor parte del flujo en cartera de 2014, lo que le dio un apoyo crítico al sector.

Para 2016, el organismo prevé también que los flujos se recuperen a 1.2 billones de dólares, cuando el mercado se ajuste al cambio de política de la Fed, cuando se asiente la crisis en Rusia y se estabilicen los precios de las materias primas.

Pero advirtió que "los mercados están considerando sólo un monto limitado de endurecimiento de políticas de la Fed en los próximos dos a tres años y vemos una posibilidad significativas de que la Fed tenga que subir las tasas más rápidamente de lo que creen los mercados".

El IIF augura que pese al esperado repunte en los flujos del año próximo estos seguirán lejos de los máximos de 2013. Serán equivalentes a 4% del producto interno bruto (PIB) anual de mercado emergente, o la mitad de los niveles de 2007.

erp