La agencia de calificación Fitch Ratings rebajó la nota de siete bancos italianos de tamaño medio, según un comunicado en el que se destacó la presión que existe sobre la liquidez de estas entidades ante el deterioro sufrido en las condiciones de financiamiento desde la segunda mitad del 2011.

Entre los bancos que vieron su nota rebajada en un escalón están Banca Popolare di Sondrio y Banco di Desio e della Brianza, que han pasado de notable bajo A- a aprobado alto BBB+ .

También fue de un escalón la rebaja a Banca Popolare di Milano, que quedó con un aprobado bajo BBB- .

Banca Carige, Banca Popolare di Vicenza, Credito Valtellinese y Veneto Banca, por su parte, sufrieron una degradación de dos escalones, pasando de aprobado BBB a bono basura BB+ .

Se confirmó la calificación de otras dos entidades: Banca popolare dell'Emilia Romagna, que mantuvo su aprobado BBB , y Credito Emiliano (Credem), con un aprobado alto BBB+ .

DIFICULTADES DE FINANCIAMIENTO

La agencia de medición de riesgos indicó que todas estas entidades se encuentran en perspectiva negativa como reflejo de las crecientes presiones derivadas de los desafíos que presenta el ámbito en el que operan, debido a que se han incrementado las dificultades para financiarse, mientras la presión sobre la rentabilidad se mantiene alta.

Fitch indicó que la liquidez de las nueve entidades financieras se encuentra bajo presión por el empeoramiento sufrido en las condiciones de financiamiento desde la segunda mitad del 2011 y recordó que todos ellos recurrieron al financiamiento del Banco Central Europeo, aunque en diferentes grados.

Aseguró además que para que las perspectivas sean revisadas a estables y suban las calificaciones de las entidades financieras, será necesario que mejoren las condiciones del ámbito en el que operan, lo que permitiría a los bancos reforzar su rendimiento y reducir sus cartera de préstamos deteriorados.

Ante este difícil panorama, la agencia de calificación de riesgos refirió, además, que espera una contracción del Producto Interno Bruto italiano de 1.9% para el 2012, mientras que para el 2013 prevé un crecimiento cero.

Italia ha tenido que aplicar un severo programa de austeridad.