La calificadora Fitch Ratings revisó la perspectiva del sector asegurador mexicano de Estable a Negativa, pese a la fortaleza que han presentado las compañías en los últimos años.

Eugenia Martínez, directora y jefa de Seguros para México de Fitch, indicó que el cambio de perspectiva se debe a la desaceleración económica esperada para México y a la persistencia de presiones inflacionarias.

“Las perspectivas de producción de primas para el 2019 parecen un tanto inciertas y podrían verse afectadas por las políticas gubernamentales nuevas, las presiones globales persistentes y la dinámica del sistema financiero en términos de pólizas asociadas a préstamos”, refirió.

Fitch estimó que este año el país crecerá 2%, y la inflación será 3.9 por ciento.

“La economía mexicana no está teniendo un desempeño tan malo, pero tampoco tan bueno. Las proyecciones rondan 2% para este año”, precisó por su parte Eduardo Recinos, director senior y jefe de Seguros para América Latina de Fitch.

Eugenia Martínez matizó que el sector asegurador mexicano empieza este año en una posición relativamente fuerte, gracias al tamaño de su capital y reservas. Sin embargo, los riesgos a los que se encuentra expuesto podrían deteriorar su desempeño.

En los últimos tres años la perspectiva de la industria aseguradora se había mantenido en Estable.

Soberano afecta

Eduardo Recinos añadió que otro factor que impactó en la revisión al sector fue el cambio de Estable a Negativa de la perspectiva de calificación de México, en octubre pasado.

“Si al riesgo soberano le marcamos una perspectiva Negativa, como en el caso de México, tiene efecto directo en los bonos de deuda soberana, en mayor o en menor proporción, dentro de su portafolio de inversiones”.

En octubre pasado, Fitch Ratings modificó la perspectiva de calificación de México de Estable a Negativa, y el cambio de perspectiva en el sector asegurador se dio en diciembre.

“(La revisión) lo que marca es un riesgo. La industria ha sido resiliente, pero no por ello dejamos de marcar los riesgos que representa una probable pérdida de la calidad crediticia del riesgo soberano (...) Lo que marcamos es un riesgo, no la materialización de éste”, puntualizó.

En este sentido, pese al cambio en la perspectiva del sector a Negativa, Fitch mantuvo la perspectiva de calificación, en escala nacional, en Estable, lo que significa que la mayoría de las calificaciones serán afirmadas.

Menor crecimiento

Fitch previó que la industria aseguradora mexicana este año crezca entre 5 y 6%, menos que el dato para el 2018, con un rango entre 6 y 7% y cuya cifra definitiva aún no se conoce.

El recorte en el estimado, agregó Eugenia Martínez, se debe a una baja en la emisión de productos de banca seguros, una desaceleración económica en el país y el impacto de la cancelación de pólizas para trabajadores del gobierno.

Con la entrada del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se canceló la contratación de seguros para los funcionarios. Entre los seguros que se tenían estaba el Seguro de Separación Individualizada, el cual era otorgado por la aseguradora MetLife, mientras que Banorte proporcionaba el Seguro de Gastos Médicos Mayores.

Anteriormente, la AMIS estimó que el impacto de la eliminación de estos seguros será de hasta 0.7% en el crecimiento del sector. Eugenia Martínez refirió, en este sentido, que es aún incierto cuál será el impacto en términos de primas.

Contratación voluntaria

Eduardo Recinos refirió que la contratación voluntaria por parte de los trabajadores de gobierno que se quedaron sin seguros podría mitigar el efecto de estas prestaciones en el crecimiento del sector.

Por otro lado, los analistas de Fitch refirieron que, en la parte de seguro agropecuario, no descartan un mayor dinamismo para este año. Ello al considerar el crecimiento que tuvo este ramo entre el 2015 y el 2017, de 2,614 millones de pesos. El crecimiento se vio impulsado por la autorización de entidades nuevas para operar en el ramo en el 2015, explicaron.

También destacaron el seguro obligatorio de responsabilidad civil para los automovilistas, el cual se exige desde el 1 de enero, y que tendrá un efecto en el crecimiento del sector, aunque de poco peso.

Moody’s bajó evaluaciones de riesgo de contraparte de bancos

Moody’s redujo las evaluaciones de riesgo de contraparte de cuatro bancos mexicanos: Banorte, Banamex, Santander y BBVA Bancomer.

No obstante, la agencia aclaró que la acción de calificación no afecta otras notas ni evaluaciones de éstos.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, detalló que las acciones reflejan la evaluación de Moody’s de que la probabilidad de incumplimiento de los bancos afectados en sus obligaciones operativas y otros compromisos contractuales, así como la pérdida esperada de la porción no garantizada de los pasivos financieros de contraparte del tipo no-deuda, está alineada con la de los depósitos y deuda senior y de sus respectivos gobiernos nacionales.

“Moody’s califica al gobierno de México en ‘A3’, con perspectiva Estable”, informó.

Evaluación no implica riesgos para la banca: ABM

La ABM, por su parte, informó que el ajuste de Moody’s en las evaluaciones de riesgo de los cuatro bancos no implica algún riesgo ni pone en duda la solidez de la banca en el país.

El anuncio, precisó en un comunicado emitido anoche, tampoco representa una baja en la calificación o en las evaluaciones de los bancos referidos por Moody’s, ni impacta en la actividad de la banca en conjunto.

Explicó la ABM que “esta baja es resultado de una revisión que hizo la agencia para medir con los mismos criterios la correlación entre el gobierno y los bancos mexicanos, respecto a los bancos y los gobiernos en otras partes del mundo, lo que dio por resultado que la evaluación de los bancos mexicanos se haga similar a como están en la gran mayoría de los sistemas bancarios del mundo”.

Por último, destacó que de acuerdo a la propia calificadora, el anuncio tampoco significa ninguna baja en la calificación del gobierno de México o su sistema financiero.