Con la llegada de la temporada de huracanes el gobierno probará por primera vez la efectividad de la estrategia en materia de desastres naturales por 50,000 millones de pesos, que se diseñó con el fin de no afectar el Presupuesto de Egresos.

En años anteriores tuvo que echar mano de los ingresos adicionales y los recursos de los subejercicios para hacer frente a los efectos de lluvias severas e inundaciones.

Pero ahora podrá ahorrar en los fondos de estabilización los recursos adicionales por petróleo sin afectar la estabilidad de las finanzas públicas, al contar con tres mecanismos diseñados para estar preparados para esta temporada.

Se trata del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) al que se le canalizaron 10,000 millones de pesos, el Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas que cuenta con 4,500 millones de pesos y otros recursos derivados del esquema de aseguramiento.

Al cierre del primer trimestre del año se autorizaron 3,948 millones de pesos de los 10,000 millones que tiene el Fonden, para atender infraestructura dañada en siete estados de la República que sufrieron los estragos de las inundaciones y severas lluvias el año pasado.

El recuento

El titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, Miguel Messmacher, recordó lo que sucedió el año pasado cuando hubo excedentes por 17,000 millones de pesos y lo que marca la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la cual permite que antes de hacer depósitos en los fondos de estabilización se puedan utilizar para varios destinos, como el gasto en desastres naturales, en caso de que el Fonden sea insuficiente. Agregó: El año pasado fue un año en donde hubo un gasto muy elevado en desastres naturales por arriba de lo que tenía originalmente el Fonden, que llegó a ser de 20,000 millones de pesos , por los eventos que observamos en Nuevo León y otros estados del norte, lo que vimos en Veracruz, lo que vimos en Tabasco .

Por eso, se tomaron esos 17,000 millones de pesos y además le tuvimos que hacer un espacio por 3,000 millones de pesos a través de economías en diferentes áreas para cubrir ese gasto excedente en desastres naturales.

Messmacher explicó que al prever que podría suceder algo similar este año y evitar presiones se aprobó un programa con el Fonden, que tiene asignados 10,000 millones de pesos iniciales, el reaseguro por los siguientes 10,000 millones de pesos y aparte hay otros esquemas de financiamiento complementario que aseguran que en caso de que tuviéramos problemas serios, tanto el gobierno federal como entidades federativas podrían contar con recursos del orden de 50,000 millones de pesos, sin presiones adicionales a las finanzas públicas.

Sobre los fondos de estabilización que se llenan con los recursos excedentes petroleros dijo que en el 2008, cuando llegaron al tope, pasaron a gasto de inversión.

En el 2009, cuando se presentó la crisis financiera internacional, se cayeron los ingresos tanto petroleros como no petroleros.