La Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo estable las tasas de interés el miércoles y expresó su confianza en que seguirá una reciente aceleración de la inflación hacia cerca de su meta del 2.0% una señal de que se mantiene en camino de aumentar el costo del crédito en junio.

El banco central estadounidense también minimizó una reciente desaceleración de la economía argumentando, tras una reunión de dos días, que la actividad se ha expandido a un ritmo moderado y el crecimiento del empleo ha sido fuerte en promedio en los meses recientes.

La Fed dijo, en el comunicado sobre su decisión unánime de mantener la tasa interbancaria en un rango entre el 1.50% y un 1.75%, que la inflación se había acercado a su meta "en una base de 12 meses y se espera que marche cerca del objetivo simétrico del comité de un 2.0% en el mediano plazo".

Los inversores habían descartado que la Fed subiera la tasa en esta reunión, tan próxima al alza del tipo de marzo. La decisión fue unánime.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, había sostenido que el banco central buscará un enfoque centrado de la política monetaria y que seguirá elevando gradualmente las tasas de interés, ante una economía sólida que aún no ha provocado un salto en la inflación.

Sin embargo, datos publicados el lunes mostraron que el alza de los precios ahora está efectivamente en el objetivo del 2.0 de la Fed después de años de no alcanzar esa marca.

La medida de inflación preferida por la Reserva Federal subió un 1.9% en los 12 meses hasta marzo, la mayor alza desde febrero de 2017, después de haber avanzado un 1.6% anual hasta febrero, informó el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

El banco central actualmente pronostica otras dos alzas del tipo este año, pero un número creciente de funcionarios ve otras tres como posibles. Los inversores esperan abrumadoramente un aumento de la tasa en la próxima reunión de política monetaria de la Fed del 12 al 13 de junio.