Hacen falta incentivos para eliminar el uso de efectivo en las transacciones de los mexicanos, coincidieron ejecutivos de distintas empresas fintechs dedicadas a ofrecer préstamos al consumo y a pequeñas empresas en México durante un foro organizado por Mercado Crédito para analizar las mejores prácticas en la evaluación de riesgo para la entrega de créditos.

Juan Ramón Bernal, de AlphaCredit, una fintech dedicada a ofrecer créditos al consumo y soluciones de financiamiento para pequeñas y medianas empresas (pymes), dijo que eran necesarios programas como el Boletazo. En esto coincidió Adrián Fernández de Mendoza, director ejecutivo de Creditea, quien dijo que era necesario otorgar un beneficio para que las personas dejen de usar efectivo.

Bernal hizo referencia al “Decreto de estímulos fiscales para el uso de medios de pago electrónicos en empresas que no cuenten con estos dispositivos”, publicado en 2004 en el Diario Oficial de la Federación y que se conoció con el nombre de Boletazo. Dicho programa ofrecía estímulos fiscales a las personas morales prestadoras del servicio de adquiriente de tarjetas de crédito, débito y monederos electrónicos para que participaran en la constitución de un fideicomiso que tenía el objetivo de instalar terminales punto de venta (TPV) en aquellas terminales que no contaran con uno de estos dispositivos.

Este tipo de incentivos fiscales también se ha aplicado en algunas de las campañas de ventas como El Buen Fin, al menos durante la administración de Enrique Peña Nieto, y consistieron en que el gobierno federal financió premios a tarjetahabientes por 250 millones de pesos por las compras que efectuaron con tarjetas de crédito o débito durante la campaña de ofertas.

Fernández de Mendoza agregó que los integrantes del sistema financiero y en particular las fintech están olvidando el comportamiento diario de la gente. “Podemos hacer muchas cosas, como el código QR, pero en el punto de venta está el tema del efectivo y ese no va a desaparecer en muchísimo tiempo”, dijo y agregó que el uso de medios de pago digitales, si bien aporta mucha información para evaluar el riesgo, es algo que va a tomar décadas en México.

En este sentido, Adalberto González Hernández, director de Transparencia y Competencia en el Sistema Financiero de Banxico, dijo que es preocupante que la gente haga poco uso de los servicios financieros y que haya un exceso de uso de efectivo, debido a que no hay forma de generar datos de las transacciones y de los movimientos de recursos, lo que se convierte en un obstáculo para evaluar el riesgo a la hora de otorgar un crédito.

González dijo también que hacen falta inversiones en conectividad para mejorar el uso de los teléfonos inteligentes como medios de pago, pero advirtió que es igual de necesario mejorar la logística y puso como ejemplos el hecho de que al mismo tiempo que las personas hacen depósitos en efectivo en sucursales bancarias, este efectivo se inserta en los cajeros o el caso de los programas sociales en los que se lleva el efectivo a las comunidades en donde se reparte y luego ese mismo dinero regresa en los transportes de las empresas de consumo.

Durante el foro también estuvieron presentes Luis Fernando Sánchez, director de Riesgo de Creze, Pablo Zbinden, director regional de Riesgo de Mercado Crédito, Jessica Marmolejo, directora de Riesgo de Prestanómico, José Luis Orozco, fundador y director ejecutivo de AlphaCredit y Gastón Medina, director de Tecnología de Mercado Crédito.

[email protected]