Ni los banqueros ni las autoridades tienen por qué estar aplaudiéndose entre sí cuando todavía se está lejos de completar la estabilización del sistema financiero internacional, fue la reflexión dentro del foro Estabilidad Financiera Global en el marco del Foro Económico Mundial.

Entre los temas que faltan por completar para una estabilidad plena destacan la elaboración de políticas de supervisión de alcance internacional, así como revisar si debe haber algún límite en el tamaño de los bancos.

Por estos temas inconclusos, Anat Admati, profesora de Economía y Finanzas en la Graduate School of Business de Standford no consideró que el sistema financiero hoy se pueda considerar lo suficientemente resistente o equilibrado. El sistema financiero se encuentra tan interconectado que incluso la sospecha de que alguna entidad se vaya a la quiebra puede generar la quiebra de muchas otras , se explicó.

Sobre el poco equilibrio actual rememoró que aunque hay todavía muchos estados y entidades estancadas por la gran recesión del 2008, también existen unas 28 entidades financieras internacionales con un tamaño incluso mayor que antes de la crisis.

En el mismo sentido, Urs Rohner, presidente de la junta directiva de Credit Suisse Group, consideró que para evitar futuros riesgos internacionales falta abordar los temas de la resistencia de capital y los bancos too big to fail, o demasiado importantes para dejarlos quebrar.

También falta revisar mejor la presión que los bancos pueden afrontar con su capitalización actual. Además, se deben seguir desarrollando las reglas de conducta de las entidades, aunque sea un tema que pueda volver más complejo al sector financiero, instó Rohner.

Políticas más grandes y bancos más chicos

El panel determinó que los límites jurisdiccionales para aplicar regulación financiera son una cuestión que se debe superar.

Al respecto, Andrea Enria, presidente de la Autoridad Bancaria Europea, declaró que se puede tener una visión un poco más optimista, pues en la actualidad hay una interconexión más fuerte entre autoridades y políticas que antes de la crisis. Ahora se puede acceder a resoluciones más ambiciosas, las cuales crucen fronteras .

Ante la pregunta del auditorio sobre si se ha considerado limitar el tamaño de los bancos y dividir a aquellos que sobrepasan esos límites, el panel no lo consideró pertinente. Para Rohner, representante de la banca suiza, no se puede probar empíricamente que dividir bancos hará al sistema más seguro, bajo el supuesto de que se diversificarán riesgos.

Para la académica Admati, el mercado decide el tamaño en sus bancos. Los conglomerados se separan cuando resultan ineficientes por su tamaño; pero bajo el contexto actual, con el concepto too big to fail y un financiamiento barato, se promueven los bancos enormes, que toman riesgos enormes.

Entonces, si se regula y estandariza más el tema de las inversiones y financiamiento a bancos, entonces se obtendrá una división más natural de los bancos, sin que se les impongan reglas explícitas en cuanto a su tamaño.

mfh