En los últimos años, en México se ha lanzado una política y una estrategia de inclusión financiera. Aunque esto ha producido ciertos avances en el acceso de más personas a servicios formales, hay áreas de oportunidad.

Flore-Anne Messy, jefa de la División de Asuntos Financieros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mencionó al menos tres áreas de oportunidad donde se puede hacer más en esta materia.

En entrevista, comentó que una de ellas es que haya una mayor coordinación entre los diferentes actores, tanto públicos como privados. “La estrategia es un buen plan, pero en la práctica no hay coordinación”, dijo.

Refirió que la idea de la estrategia es ir todos en la misma dirección: “Ésa es la estrategia, pero no necesariamente está pasando en la práctica”.

Otra área donde ve que hay oportunidad para hacer más en materia de inclusión financiera es que, dadas la disparidades que hay en el país respecto a este tema, haya objetivos específicos por regiones, además de que se evalúen de forma permanente los impactos que se vayan teniendo en este rubro.

La especialista, que recientemente realizó una presentación en el Edufin Summit 2019 organizado por BBVA, destacó que a nivel región América Latina hay variaciones entre países, pero que en general la inclusión financiera es relativamente baja si se compara a nivel global.

De igual forma, además de las disparidades entre países, también destacan las diferencias entre sectores. Por ejemplo, lo que hay en las áreas rurales, así como con mujeres, donde la brecha es amplia.

Flore-Anne Messy reconoció los esfuerzos que se han hecho en México respecto a la inclusión financiera como ciertas políticas que se han establecido y que han mejorado ligeramente los índices. Sin embargo, hay aún cosas por hacer.

En años pasados, se presentó en México una política nacional de inclusión financiera que incluye ejes como educación financiera, incorporación de nuevas tecnologías y extender la infraestructura a todo el país, entre otros puntos.

CoDi ayudaría

Por otra parte, la funcionaria de la OCDE comentó respecto a la plataforma de pagos electrónicos CoDi que está por entrar en fase de pruebas piloto en campo, que es una buena iniciativa que pretende reducir el uso del efectivo, así como lograr una mayor inclusión.

Aunque consideró que puede ayudar a este último punto, no hay certeza de que pueda hacerlo tan fuerte, dado que para ello se estará pidiendo que los usuarios tengan una cuenta bancaria.

Al mismo tiempo, refirió que esfuerzos como éste también deben ir acompañados de un tema de educación financiera y de protección al consumidor.

En este sentido, también ve como positiva la Ley Fintech de México, pues dice que la regulación debe ser proporcional a cada nivel de actividad, y eso atiende al sector de fintech.

Microfinanzas, oportunidad para personas en vulnerabilidad.

En el Edufin Summit 2019, también se habló de la importancia de las microfinanzas para las personas que se encuentran en la franja de vulnerabilidad o de extrema pobreza.

Fabián Goldberg, responsable de Campus Microfinanzas y Cultura y Fundación Microfinanzas BBVA, destacó que hoy el banco atiende de esta forma a personas en Chile, Panamá, Colombia, Perú y República Dominicana.

A la fecha, cuentan con más de 8,000 colaboradores y más de 2.1 millones de clientes. México siempre ha estado en el radar para entrar con este programa, dijo.

“Esa es nuestra misión, la inclusión financiera, y por eso trabajemos con clientes que no pueden ir a la banca tradicional”, precisó en entrevista.

[email protected]