Los mercados financieros globales parecen estar reaccionando excesivamente a la caída de los precios del petróleo y al riesgo de un declive agudo de la economía china, sostuvo Maurice Obstfeld, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En declaraciones hechas después de que el organismo internacional estimó que la economía mundial crecerá 3.4% en el 2016 y 3.6% en el 2017, proyecciones ubicadas 0.2 puntos porcentuales por debajo de las estimaciones realizadas en octubre, Obstfeld precisó que es crucial que China sea clara sobre su estrategia económica en general, incluyendo su moneda.

No es desmesurado sugerir que (los mercados) podrían estar reaccionando muy fuerte a piezas de evidencia más bien pequeñas en un ambiente de volatilidad y aversión al riesgo , indicó el economista estadounidense en una conferencia de prensa.

El precio del petróleo ejerce tensión sobre los exportadores de crudo (...), pero hay una luz de esperanza para los consumidores en todo el mundo, y por eso no es un factor totalmente negativo , agregó.

Los precios del petróleo cayeron este martes a su menor nivel desde el 2003, por debajo de 28 dólares por barril, debido a que el mercado se preparaba para exportaciones iraníes adicionales tras el levantamiento de sanciones contra ese país, mientras que los datos mostraron que la economía china creció el año pasado 6.9%, su ritmo más lento en un cuarto de siglo, según informó la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático.

Los dirigentes chinos, que preveían una expansión de alrededor de 7% , atribuyeron la desaceleración a la nueva normalidad de un crecimiento menor pero más estable, basado en el consumo interno, la innovación y los servicios en detrimento de las industrias pesadas, las inversiones fomentadas por el endeudamiento y las exportaciones.

Según los datos divulgados, por primera vez el sector servicios representó más de la mitad de la economía: 50.5%, frente a 48.5% de 2014.

Obstfeld comentó que Beijing enfrentaba riesgos a la baja adicionales, aunque los datos recientes de la segunda economía mundial habían estado en línea con las expectativas del FMI, que diagnosticó que el crecimiento de China se desacelerará a 6.3% este 2016 y a 6% en el 2017.

Desde la expansión de 10.6% en el 2010, la economía china ha estado perdiendo velocidad, ése fue el último año que presentó una tasa de crecimiento de dos dígitos.

Pero su panorama dependerá de la eficacia con la que el gobierno chino maneje el reajuste de su economía.

Una comunicación clara de una estrategia de política general, incluyendo el tipo de cambio del yuan, es crítica tanto para la estabilidad doméstica como en el exterior , sentenció Obstfeld.

Para el Fondo, la súbita reducción de las importaciones y las exportaciones chinas pone más presión todavía sobre un mercado mundial de commodities ya deprimido, y con ello afecta directamente a los exportadores de numerosos países, muy en especial a Australia y Brasil, productores de materias primas con perfil exportador.

Como efecto secundario, indicó el organismo, esa tendencia aumenta la inestabilidad en la confianza de los mercados en todo el mundo y añade suficiente volatilidad como para frenar las inversiones de largo plazo.

A lo largo del 2015, los indicadores se mantuvieron claramente en rojo: contracción de la actividad manufacturera, enfriamiento del sector inmobiliario y caída del comercio exterior, todos ellos pilares tradicionales del crecimiento chino.

Esa desaceleración tuvo un severo impacto en países emergentes, que se habían convertido en los últimos años en grandes abastecedores de materias primas a China.

Los mercados emergentes deben prepararse para un golpe potencialmente grave , alertó Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, en referencia a la desaceleración china.

El ajuste podría ser violento y los dirigentes políticos tienen que estar preparados , añadió.

La economía china ha entrado en un periodo de crecimiento más lento en los últimos dos años. Su gobierno ha advertido desde entonces que las cifras más reducidas -en 2014 el crecimiento fue del 7.3%- son la nueva normalidad .

Banco central chino inyectará recursos

El Banco central de China informó que inyectará más de 600,000 millones de yuanes (91,220 millones de dólares) para ayudar a aliviar la falta de liquidez prevista para antes del llamado año nuevo lunar, que se celebra al inicio de febrero.

El Banco Popular de China sumará los fondos a través de sus tres herramientas políticas o líneas de crédito denominadas SLF, MLF y PSL (por su sigla en inglés).

La entidad se comprometió a mantener una liquidez razonable y adecuada en el sistema bancario y a sostener estables las tasas de interés del mercado, debido a que la volatilidad aumenta antes de la festividad.

La turbulencia en el mercado financiero internacional se está intensificando y la volatilidad de la liquidez en el sistema bancario está aumentando , detalló el banco central.

Además, la entidad brindará efectivo a corto plazo a instituciones financieras a través de acuerdos de recompra de bonos en sus operaciones de mercado abierto.

Por separado, el banco central inyectó 410,000 millones de yuanes al sistema bancario a través de MLF, donde la entidad agregó que había recortado la tasa a tres meses a 2.75%, y reducido la de un año a 3.25 por ciento.

No está claro si esa inyección de dinero es parte de los 600,000 millones de yuanes previstos de cara al año nuevo.

Las condiciones de liquidez suelen ajustarse antes de los feriados de una semana por el festejo del año nuevo y el banco central con frecuencia inyecta grandes cantidades de capital al sistema bancario antes de la festividad para mantener las tasas estables. El primer día del nuevo año es el 8 de febrero. (Con información de Reuters)