El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el jueves que apoyaba el compromiso del Banco Central Europeo (BCE) de mantener su política monetaria flexible y su disposición a considerar otros pasos expansivos según sea necesario.

El BCE revisó su guía de tasas de interés el jueves y pidió a su personal que prepare opciones para una mayor relajación de la política monetaria, abriendo explícitamente la puerta a un recorte de tasas así como a más compras de bonos a partir de septiembre.

Se espera ahora que el banco central mantenga o baje sus tasas al menos hasta el primer semestre de 2020, renunciando a un compromiso previo de mantenerlas estables hasta mediados del próximo año.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, hablando con periodistas en Washington, valoró los comentarios del BCE.

"El personal del FMI respalda el compromiso del BCE de mantener la flexibilidad de su política monetaria durante un largo período, y su disposición a considerar otros pasos de relajación si es necesario, junto con una revisión de las medidas apropiadas", dijo.