El presidente Felipe Calderón aplicó el veto de bolsillo a una reforma que ordena a los bancos a reducir los cobros de intereses por uso de tarjetas de crédito.

Senadores del PAN y PRD pidieron al Ejecutivo federal publicar a la brevedad esa norma para permitir el consumo interno, justo ahora que riesgos de que la volatilidad europea pueda afectar al país.

Las reformas que ordenan al Banco de México regular a la baja los cobros que realiza la banca comercial por uso de tarjeta de crédito, e incluso imponer limites cuando sean contrarios a las condiciones del mercado nacional.

En ese marco, el presidente de la Comisión de Hacienda, José Isabel Trejo, y el secretario de esa comisión, Tomás Torres, lamentaron que el presidente Felipe Calderón haya rebasado todos los tiempos fijados por la Constitución Política Mexicana respecto de esta reforma.

Las reformas permite la movilidad de los usuarios entre bancos, asegura que las tarifas se fijen con el único objetivo de promover el desarrollo eficiente del mercado, prohíbe a los bancos cobrar comisiones a clientes por la recepción de pagos; consulta de saldos en ventanilla, por depósitos de cheque para abono en su cuenta, que sea devuelto o rechazado su pago por el banco librado.

También prevé que los bancos deberán y podrán ofrecer a los usuarios un producto básico de tarjeta de crédito, cuya finalidad sea únicamente la adquisición de bienes o servicios, con un límite de crédito de 10,000 pesos, aproximadamente. Esta tarjeta estará exentos de comisión por anualidad o cualquier otro concepto

Prevé juicio político contra los servidores públicos que incumplan con las disposiciones contenidas en esta Ley.

[email protected]