La cantidad de catástrofes registradas a nivel mundial durante el primer trimestre del 2011, así como los bajos retornos financieros en el sector provocarán que se realice una evaluación del programa actual de reaseguro, informó Advanced Risk Solution.

La empresa intermediaria de reaseguro detalló que algunas compañías se verán obligadas a buscar oportunidades de fusiones, además de que tendrán que verificar su programa de reaseguro a fondo y hacer una simulación de cómo el entorno del mercado se podría ver en los siguientes seis meses.

No sólo la acumulación de los eventos como los de Australia, Nueva Zelanda y Japón son de preocupación, sino la magnitud de éstos, por ejemplo, en Nueva Zelanda la afectación asegurada se estima en 12,000 millones de dólares , precisó mediante un estudio Advanced Risk Solution.

El reaseguro es una cobertura que adquiere una aseguradora con otra de mayor tamaño para repartir el riesgo en caso de una catástrofe.

Cristian Lara, subdirector de Vitesse RE, intermediaria de reaseguro, destacó que actualmente las empresas analizan posibles ajustes a las condiciones de trabajo del mercado.

Habrá repercusiones en los precios, en el volumen de primas que tienen que percibir los reaseguradores para recuperar las fluctuaciones por los siniestros catastróficos , expresó.

Además, auguró endurecimiento en las políticas de suscripción, por ejemplo, algunos riesgos ya no serían aceptados, tales como el aseguramiento de las líneas costeras con exposición a riesgos hidrometeorológicos.

De acuerdo con información de la intermediaria de reaseguro Advanced Risk Solution, en Lloyd’s, compañía de seguros, se han dejado de suscribir coberturas catastróficas.

Las aseguradoras tendrán que poner de su parte, deberán acumular una mayor cantidad de reservas de capital para hacer frente a los siniestros por los fenómenos hidrometeorológicos que se registren en los próximos meses o años, informó Pablo Crain Corcuera, vicepresidente de la compañía de reaseguros Swiss Re.

Las catástrofes climatológicas ponen en peligro la solvencia de las empresas, por lo que deben proteger su capital, esto al tomar de referencia los terremotos, tsunamis e inundaciones registrados últimamente, por ejemplo en países como Japón, España y Chile, expresó.

Las compañías de seguros deben estar concientes del tipo de riesgos que están asumiendo y cerciorarse de tener los niveles adecuados para una respuesta , detalló Crain Corcuera.

[email protected]