La Eurocámara aprobó este jueves nuevas reglas para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, entre ellas acabar con el anonimato de quienes adquieran criptomonedas y proteger a los reveladores de secretos.

Las medidas, propuestas por la Comisión Europea en julio del 2016 tras los atentados yihadistas en Francia y Bélgica y el escándalo de los Panama Papers, deberán transponerlas los países de la Unión Europea (UE) en los 18 meses posteriores a su publicación en el Diario Oficial de la UE.

Las nuevas reglas permitirán a los ciudadanos acceder a las informaciones sobre los propietarios reales de las empresas que operan en la UE, para así "acabar con la opacidad que facilitan las denominadas 'empresas buzón', a menudo utilizadas para blanquear capitales, ocultar fondos y eludir impuestos", indicó el parlamento en un comunicado.

Otra medida permitirá a "aquellos que puedan demostrar un interés legítimo", como periodistas y ONGs, acceder a los datos de propietarios de fideicomisos, unos montajes jurídicos opacos conocidos como "trust" y señalados tras el escándalo de los Panama Papers.

Los compradores de tarjetas bancarias prepago se verán también obligados a identificarse cuando el monto de la tarjeta supere los 150 euros y no 250 euros como hasta ahora.

Las plataformas de negociación de monedas virtuales, así como los bancos, también deberán aplicar medidas similares a sus clientes, con el objetivo de "acabar con el anonimato".

Las personas que revelen información sobre blanqueo de capitales podrán en cambio beneficiarse de protección "incluido el derecho al anonimato".