Aunque reconoce que prevalece la incertidumbre y volatilidad en los mercados globales, el banco canadiense Scotiabank considera que está en los emergentes correctos, tal es el caso de México, Colombia, Perú y Chile (integrantes de la Alianza del Pacífico), donde estima lograr crecimientos de entre 9 y 11%, en los próximos tres a cinco años.

Scotiabank apuesta a lograr éxito en estos mercados, dada la experiencia de más de cuatro décadas de operación en los mismos, pues arguye que conoce el mercado. De acuerdo con Dieter Jentsch, director de banca internacional de Scotia, 71% de los ingresos del banco tiene su origen en estas plazas.

En teleconferencia al concluir el Investor Day celebrado en la ciudad de México, el directivo estima que la situación se estabilice en los próximos trimestres, y destaca que en la última década se han mejorado mucho las políticas económicas en estos países, lo que les ha granjeado credibilidad y confianza.

En estos 45 años estamos seguros de que estamos invirtiendo en los mercados adecuados, sus economías tienen prospectos de crecimiento muy positivo a nivel macro; también tienen bancos centrales bastante confiables y creíbles; sistemas bancarios capitalizados; ambientes regulatorios muy fuertes y una situación demográfica interesante para la penetración en un mercado que tiene bajo acceso a la banca , indica.

Para lograr los crecimientos esperados en estos mercados, la estrategia de Scotiabank se centra en simplificar y digitalizar la experiencia del cliente; rediseñar sucursales; optimizar estructuras y consolidar su plataforma digital.

En México, entre 7 y 9%

Para el caso de México, la expectativa del grupo canadiense es que su filial sea más competitiva y diversa en los próximos tres años.

Enrique Zorrilla, director general de Scotiabank México, explica que la estimación es que haya crecimiento de utilidades de entre 7 y 9% en el periodo. En materia de financiamiento al consumo, destaca que tiene alta participación en crédito automotriz e hipotecario, y pretende una mayor profundización en préstamos personales aprovechando las alianzas; mientras que en banca de empresas, la idea es aprovechar la experiencia sectorial.