La participación de los Organismos Estatales de Vivienda (Orevis) en la cartera crediticia canalizada a la adquisición de una casa popular en México representó sólo 0.2% en el 2011.

La limitada presencia de los Orevis en el financiamiento encaminado a las familias que subsisten con no más de cinco salarios mínimos al día, propicia que cada vez más se desarrollen complejos habitacionales donde el mercado lo indique y no las necesidades poblacionales, aseguraron el presidente saliente del Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi), Antonio Revah, y el titular entrante del organismo, Juan Carlos Rodríguez.

En el 2011 se invirtieron alrededor de 764 millones de pesos en créditos y subsidios para la adquisición de vivienda popular en México. De dicho monto, sólo 2 millones fueron aportados por los Orevis.

En conferencia de prensa, los funcionarios destacaron que la escasa participación registrada ha relegado a las entidades a un papel de mero espectador a la hora de planificar sus ciudades bajo esquemas urbanísticos ordenados, eficientes y financieramente saludables.

Destacaron que esos conjuntos habitacionales se encuentran generalmente en las periferias de los núcleos urbanos en los estados, lo que no sólo aísla a las comunidades y divide el sentido comunitario, sino que también encarece el suministro de servicios básicos para la población que las habita.

José Antonio Revah acotó que si las entidades tuvieran mayor capacidad en el otorgamiento de créditos podrían tomar más decisiones en torno a dónde y qué tipo de vivienda necesita el trabajador.

Sin embargo, para ello dijo los Orevis deben contar con mayor presupuesto. Para este ejercicio fiscal, la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) cuenta con una bolsa de 9,000 millones de pesos, de ellos, 400 millones son aportados a las Orevis, más lo que se sume desde las reparticiones presupuestarias en los estados.

NECESIDADES DE VIVIENDA

Comentó que para dar respuesta al crecimiento demográfico en México se deben financiar 20 millones de viviendas con un costo de 250,000 millones en los próximos 20 años. Denunció que lo destinado para este rubro actualmente es de risa para los requerimietos establecidos.

EL RESTO DEL CAPITAL

Detallaron que, de la cartera crediticia neta, alrededor de 505 millones de pesos fueron canalizados a créditos hipotecarios mediante Infonavit, Fovissste, Sociedad Hipotecaria Federal, la banca privada y las sociedades financieras de objeto limitado, mientras que 257 millones fueron por subsidios dados por la Conavi y el Fondo Nacional de Habitaciones Populares.

EN NÚMEROS

Cimientos sectoriales

$764 millones fue la cartera crediticia para la adquisición de una casa popular en México.

$2 millones aportaron los Organismos Estatales de Vivienda del financiamiento neto en el 2011.

20 millones de viviendas se deben financiar en las próximas dos décadas.

[email protected]