El sistema financiero mexicano se mantiene sólido y resiliente al cumplirse 20 meses de pandemia de Covid-19 pero el contexto mundial impone al menos cuatro retos para su estabilidad, advirtió el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

El primero de ellos tiene que ver con el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, explicó, que será resultado de incrementos en las tasas de interés de las principales economías avanzadas, como Estados Unidos, así como repuntes inflacionarios mayores y más persistentes.

El segundo reto se refiere a la recuperación menos vigorosa de la economía global y más heterogénea entre sectores y países.

El tercero es relativo al impacto de la debilidad prolongada y más acentuada del consumo e inversión.

El cuarto y último, detalló, está vinculado a los potenciales incrementos a las primas de riesgo tanto soberanas como de Petróleos Mexicanos (Pemex), así como afectaciones a sus respectivas calificaciones crediticias.

Al dictar su última conferencia de prensa como gobernador del Banco de México para presentar el Reporte de Estabilidad Financiera, explicó que los cambios en las calificaciones soberanas y de Pemex pueden motivar incrementos en las primas de riesgo que sí corren el riesgo de retroalimentarse.

En el documento puntualizaron que “al presentarse incrementos en las primas de riesgo tanto en el soberano como en Pemex (...) el riesgo de efectos de retroalimentación y secundarios en la economía no puede descartarse”,

De acuerdo con el banquero central, “el ejercicio de las calificadoras este año ha evidenciado el reto que representan las empresas del estado para el riesgo soberano”.

Al interior del reporte, los economistas del Banco de México precisaron que la trayectoria de las primas de riesgo soberanas y de Pemex está asociada a varios factores, donde destacan el crecimiento potencial de la economía y el estado de las finanzas públicas.

 Esto además de la evolución de la posición financiera de Pemex, que a su vez depende de los cambios tanto en el precio del petróleo como en la producción del hidrocarburo.

Cautela en financiamiento

El banquero central mexicano, el último de carrera en el instituto, señaló un reto más para el sistema financiero del país: la inclusión y penetración de la banca.

Alejandro Díaz de León refirió que se han presentado grandes avances en la posición más sólida de los participantes del sistema financiero y también destacó la cautela de los acreditados.

El otorgamiento de crédito no se ha dado de manera acorde a la recuperación económica y el reto es lograr que acompañe en armonía a la actividad productiva, a las empresas y a los consumidores”, dijo.

Al interior del reporte, los expertos del Banco de México argumentaron que el saldo de financiamiento total recibido por los hogares siguió decreciendo, hilando ya seis trimestres consecutivos en esta tendencia.

“Este comportamiento se explica por la evolución desfavorable que ha tenido el financiamiento destinado al consumo”, se lee en el reporte.

El financiamiento total a las empresas privadas no financieras continuó observando una contracción, enfatizaron en el reporte, aunque en el último trimestre, el de julio a septiembre, fue más moderado que en los dos cuartos previos.

El banquero central enfatizó que pasamos de una contracción severa en la economía y pérdida de empleo en pleno choque por la pandemia al reto importante de cartera vencida en el sistema financiero.

Ahora consideró, la recuperación ha sido ágil y con un buen desempeño del sistema financiero apoyado por la serie de medidas que se instrumentaron el año pasado.

Cibernético, riesgo sistémico

Alejandro Díaz de León habló también sobre el crecimiento del uso de medios de pago digitales a partir de la pandemia de Covid-19. Dijo que la expansión del uso de medios digitales trajo la exposición de nuevos riesgos, como el cibernético.

El argumento está en el interior del reporte, donde expresan que “continuaron materializándose algunos riesgos cibernéticos continuaron materializándose durante el periodo analizado (julio – septiembre) y esto no ha derivado en afectaciones económicas a los clientes de las instituciones, sus procesos y recursos”.

El gobernador del Banxico resaltó que se continúan promoviendo mejoras en los procesos de respuesta a incidentes y tomó los resultados de la encuesta dirigida semestralmente a las instituciones financieras para resaltar que las tres principales fuentes de riesgo no financiero más mencionadas son los cibernéticos y tecnológicos, así como los políticos, geopolíticos y sociales y los riesgos asociados a la prolongación de la pandemia.

El banquero central finalizó al responder que la exposición se ve ampliada con la entrada de nuevos jugadores financieros como las fintech y es un elemento de ocupación permanente para la Junta de Gobierno y otras autoridades financieras.

El próximo Reporte de Estabilidad Financiera será divulgado en junio de 2022, por la sucesora del gobernador Díaz de León, quien presentará el documento como vocera de la Junta de Gobierno.

 

kg