Este miércoles, en la reunión del Comité de Asociados de la Asociación de Bancos de México (ABM), podría quedar definido quién presidirá la organización para el periodo 2016-2017.

Luis Robles Miaja, actual presidente del organismo y de BBVA Bancomer, es quien suena más fuerte para ocupar el cargo por un nuevo periodo.

Hasta hace unos meses era Luis Peña Kegel, expresidente y director de HSBC, quien destacaba para quedar al frente de los banqueros; sin embargo, en diciembre pasado, de manera sorpresiva, se anunció su salida de ese cargo y su llegada a la vicepresidencia de banca global y mercados del grupo financiero británico para América Latina.

Los estatutos de la ABM establecen que para que alguien presida el organismo, debe tener un cargo de presidente o director de algunas de las instituciones agremiadas. Al haber dejado de serlo, Luis Peña está descartado para el puesto.

La ABM está constituida por cuatro grupos (A, B, C y D). Cada uno de éstos lo comprenden bancos con características específicas: los más grandes, los medianos, los chicos y los extranjeros.

Fuentes del sector refieren que, al menos hasta la semana pasada, ninguno de los bancos pertenecientes a estos grupos había hecho propuesta alguna para la presidencia de la ABM, lo que dejaría el paso libre a Luis Robles, presidente de BBVA Bancomer, para un nuevo periodo al frente del gremio de los banqueros. Además, se dice que cuenta con el apoyo de gran parte del sector. Para ganar, se requieren dos terceras partes de los afiliados a favor.

De manera extraoficial, se ha mencionado al vicepresidente de Banco Azteca, Luis Niño de Rivera, para encabezar la ABM, y quien es actual vicepresidente de la misma.

Hace poco más de un año, Luis Robles Miaja fue elegido presidente de la ABM para el periodo 2015-2016, cargo que asumió en marzo pasado. El presidente de BBVA Bancomer, el mayor del sistema, llevaba empero unos meses como presidente interino del organismo, tras la salida abrupta en octubre del 2015 de Javier Arrigunaga, exdirector general de Banamex, después del escándalo de este banco por el fraude que le cometió Oceanografía.