Madrid.- El Gobierno español trabaja en una nueva reforma financiera, que sería la tercera este año, para garantizar que las entidades tienen suficiente capital con el que afrontar las pérdidas derivadas de las carteras de hipotecas y créditos a empresas y consumo, informó el miércoles el periódico Cinco Días.

Según fuentes financieras consultadas por el diario, Bruselas condiciona la entrega de ayudas directas a las entidades de crédito a una nueva ronda de provisiones. "La prueba ya ha sido bautizada: será el real decreto Guindos III", dice el diario.

Las nuevas normas exigirían a los bancos que realicen provisiones para tener coberturas del 3% en las hipotecas, del 12% en la cartera de créditos a empresas y del 20% en crédito al consumo.

El Gobierno ha aprobado ya dos decretos este año que obligan a la banca a provisionar más de 80,000 millones de euros para sanear los activos inmobiliarios de su balance, muy deteriorado por la crisis de la vivienda.

Un portavoz del Ministerio de Economía consultado por Reuters no quiso comentar la información.

De confirmarse, la reforma estaría en línea con las conservadoras necesidades de provisiones que ha estimado la nacionalizada Bankia.

Fuentes del sector dijeron el martes que Bankia, el cuarto mayor banco español, podría recibir menos de los 19,000 millones de euros en asistencia que había solicitado.

A finales de mayo BFA-Bankia dijo que las ayudas públicas alcanzarían en total unos 23,500 millones de dólares, dos días después de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijera que el Estado daría a España todo el capital que necesite.

No obstante, la cantidad necesaria para el rescate podría haber sido exagerada y Bankia podría terminar recibiendo menos dinero, dijeron las fuentes, indicando que la cifra final sólo se conocerá tras una serie de auditorías.

klm