Luego de la aprobación de las nuevas políticas de crédito por parte de la asamblea del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), la representación empresarial dentro del organismo pidió que a la par de los nuevos programas se priorice mantener la solvencia del organismo.

En su intervención durante la 123 Asamblea General Ordinaria del Infonavit, celebrada ayer, José Manuel López Campos, representante del sector empresarial, pidió, ante la nueva etapa crediticia del organismo, garantizar la solvencia financiera del mismo, así como dar seguimiento puntual a los casi 1 millón de créditos que se encuentran en mora.

“Un tema relevante es garantizar la solvencia financiera del Instituto. En las (nuevas) políticas de crédito en su numeral seis, se incorpora expresamente el criterio de solvencia financiera, como elemento central que busca asegurar el futuro institucional y que obliga a considerar el perfil de riesgos, la calidad de las tasas y el rendimiento de la subcuenta de vivienda de los trabajadores”, acotó López Campos.

El también Presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) indicó que es necesario mantener la primera regla para el otorgamiento del crédito, aprobada en estas nuevas políticas, la cual refiere que se debe de guardar un nivel prudente de riesgo entre los recursos prestados y los garantizados.

“Esta perspectiva de solvencia y prudencia financiera, busca garantizar la sustentabilidad en el tiempo del fondo y garantizar que nuestros derechohabientes puedan acceder a fuentes de financiamiento permanentemente para adquirir una vivienda”, acotó López Campos.

El representante del sector empresarial enfatizó que ante los problemas que tienen muchos trabajadores para liquidar el pago de su crédito, en el contexto del impacto económico de la pandemia, se aprobó un plan de acción con el fin de mejorar la calidad de la cartera de crédito del organismo.

“Este plan también deberá ofrecer esquemas de pagos que resulten viables para aquellos acreditados que quieren regularizar su crédito y en consecuencia la seguridad de su patrimonio”, apuntó López Campos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx