En enero del 2014, el envío de remesas de los paisanos a sus familiares en México sumó 1,578 millones de dólares, 8.0% más que en el mismo mes del 2013, de acuerdo con información del Banco de México.

Sin embargo, en la última década este monto, en términos mensuales, todavía se ubicó lejos de lo registrado en octubre del 2008, el más alto en dicho periodo, cuando los envíos a las familias mexicanas ingresaron 2,638 millones de dólares.

Si se compara el primer mes de cada año después de la reciente crisis financiera y económica que flageló al país, enero del 2014 es el que presentó la mayor entrada de divisas.

Así, las remesas ingresadas al país fueron muy similares a los 1,538 millones de dólares esperados por el mercado, cuyo crecimiento anual (8.0%) fue el segundo mayor desde mediados del 2012, que evidenció una mejora de este indicador durante los recientes seis meses, señaló Economy, Business & Indicators (Ecobi).

Además, aseveró, contrario a lo que está aconteciendo con algunos indicadores de coyuntura relacionados con la actividad económica de México, que en diciembre y enero reportaron resultados adversos como la confianza del consumidor, inflación y el crédito bancario, entre otros, las remesas empiezan a consolidar una moderada recuperación.

Entre octubre del 2010 y junio del 2012 (21 meses) las variaciones anuales de este rubro fueron positivas, mientras que de julio del 2012 a julio del 2013 (13 meses) las tasas estuvieron en números rojos. Para agosto del año pasado la pendiente se invirtió, y hasta enero del 2014 sólo se exhibió una caída en noviembre, con 0.1 por ciento.

CRECEMIENTO MARGINAL EN ENVÍOS

Sobre el promedio que cada mexicano envío desde el exterior para sus familias, la cantidad fue de 287.1 dólares en enero, que significó una tasa anual de 0.4% y una tasa mensual de 2.2 por ciento.

Ecobi manifestó que para este año, debido a que la economía de Estados Unidos podría crecer cerca de 3.0% y el desempleo en ese país seguiría a la baja, es previsible que las remesas ingresadas a México crezcan cerca de 8.0%, con un monto cercano a los 23,000 millones de dólares.

Asimismo, la consultoría refirió que es más crítico si se evalúa este indicador en términos relativos, como proporción del PIB, cuyo récord se logró en el 2006 (2.6 por ciento). El año pasado, el ingreso por remesas fue equivalente a sólo 1.7% del PIB, su menor proporción desde el 2002.

Infografia

rodrigo.rosales@eleconomista.mx