Uno de los principales retos para la plataforma de cobros y pagos electrónicos a través del celular, CoDi, es enseñar a la gente cómo funciona y cómo utilizarlo, considera Jaime Márquez, director de desarrollo de negocios de STP.

STP es una firma mexicana que, a su vez, conecta a otros empresas tanto financieras como no financieras con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) del Banco de México (Banxico). Además, es una de las 13 entidades que hoy ya participan en las pruebas micropiloto de esta herramienta que se lanzará de forma masiva a inicios de octubre.

“STP es un participante del SPEI y su principal función es conectar a las empresas directamente con el Banxico para la automatización de su tesorería y puedan hacer uso del SPEI 24/7 y de manera automatizada (...) Su principal funcionamiento con el CoDi va a ser integrar a las empresas o poder dar de alta a las empresas en CoDi”, explica.

En entrevista, detalla que CoDi será un medio de pago más que tendrá como opción la población, pero que para empresas como STP, y a diferencia de cómo se trabaja con el SPEI, se debe establecer una comunicación con los sistemas de los clientes. “Ahora, en vez de decirme la cuenta, me va a decir el celular. Entonces yo tengo que saber leer esa información, ir con el Banxico, consultarla y mandarle la instrucción de pago”.

Precisa que el que una empresa como STP esté ya en las pruebas piloto del CoDi, cuando hoy ni siquiera algunos bancos lo están, obedece a que desde sus fundadores son expertos en el SPEI. “Y por la comunicación directa que tenemos con los participantes y otras instituciones, nos hace más ágiles”.

Jaime Márquez afirma que desde STP hay una expectativa bastante alta del CoDi, pues representa una buena oportunidad tanto para los individuos como para las empresas. Sin embargo, ve dos retos importantes: la tecnología, dado que algunas instituciones están atrasadas en sus áreas tecnológicas, y principalmente el tema de la educación.

Añade: “Lo que veo es que los bancos y nosotros como participantes del SPEI tenemos que empezar a educar a la gente. Si nosotros no educamos al usuario, el usuario no lo va a utilizar. Si mañana se saca un nuevo método de pago, pero no hay una buena explicación, nadie lo va a utilizar”.

En este sentido, comenta que el trabajo que se está haciendo es ir educando a las instituciones financieras bancarias, para que éstas a su vez hagan su debido análisis, plan de ataque y también esa educación.

“El reto tecnológico existe, pero existe mucho apoyo, es un reto que no me preocupa. Lo que me preocuparía es el riesgo en el área educativa del usuario. La gente no sabe qué es CoDi, no sabe usar CoDi”, enfatiza.

[email protected]