Una de las estrategias económicas del nuevo gobierno es reducir el uso del efectivo, y para ello se echará mano, en parte, de la nueva plataforma de pagos electrónicos desde un teléfono celular denominada Cobro Digital (CoDi).

Parecería, sin embargo, una tarea titánica, toda vez que hoy de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, 74.7 millones de personas (95% de la población objetivo) utilizan el efectivo como forma de pago en compras de 500 pesos o menos.

En contraparte, sólo 3.2 millones (4.1%) utilizan la tarjeta de débito como forma de pago; apenas 702,241 (0.9%) recurren a tarjetas de crédito; 53,900 (0.1%) realizan transferencias electrónicas y en mucha menor proporción, los cheques o tarjetas prepagadas.

Pero este fenómeno se agudiza en las zonas rurales del país. La ENIF 2018 refiere que ahí, casi 99% de la población utiliza el efectivo como forma de pago; sólo 1% usa tarjeta de débito; y 0.2% de crédito.

Es justo en estas zonas donde más se quiere impactar con la estrategia de masificar los pagos electrónicos, pues hoy existen en todo el país más de 60 millones de teléfonos de los llamados inteligentes. Eso sí, lo ha reconocido el propio gobierno, debe trabajarse en lograr una mayor conectividad para que la estrategia sea exitosa.

En la zona urbana, por otra parte, 92.8% utiliza el efectivo como forma de pago; mientras que 5.7% recurre a la tarjeta de débito; 1.3% la tarjeta de crédito y 0.1% a las transferencias electrónicas.

Similares proporciones aplican para los pagos de renta de vivienda; impuestos o multas; servicios públicos como luz y agua; o privados como teléfono, cable o Internet; lo mismo que el transporte público. En este último, 100% de la población rural lo paga en efectivo.

El CoDi, de acuerdo con el gobierno, permitirá realizar pagos electrónicos en segundos y sin costo alguno para el comprador y el vendedor, mediante un esquema en el que los vendedores y consumidores podrán realizar transacciones desde un dispositivo móvil o Internet.

“Con ello se busca reducir el uso del efectivo, e incentivar a que un mayor número de establecimientos utilice esta herramienta, dándoles acceso a otros servicios financieros formales adecuados a sus necesidades”.

De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), el uso del efectivo para realizar transacciones ha aumentado entre diciembre del 2010 y diciembre del 2017. En este periodo, el saldo de billetes y monedas como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) registró una tasa de crecimiento media anual de 5 por ciento.

El Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2018 expone, por otra parte, que el monto de transferencias realizadas por medios electrónicos (por Internet o por teléfono) creció 11% del 2010 al 2017. No obstante, en ese periodo disminuyó como porcentaje del PIB.

Operaciones en TPV, las que más han crecido

Este reporte menciona que dentro del sistema financiero formal, empero, se pueden realizar transacciones a través de distintos canales incluyendo: compras en establecimientos que cuentan con una terminal punto de venta (TPV); retirar efectivo; hacer depósitos o pagar un crédito desde un cajero automático; hacer un pago con un cheque, o utilizar distintos medios (Internet, teléfono o medios electrónicos) para realizar transferencias o pagar créditos.

No obstante, destaca que el número de operaciones en TPV ha mostrado el mayor crecimiento de los canales, con una tasa de crecimiento media anual de 15 por ciento.

“El número de operaciones en TPV ha pasado de poco más de 280 millones a más de 760 millones del cuarto trimestre del 2010 al cuarto trimestre del 2017. De este total, 66% se llevó a cabo con una tarjeta de débito”, refiere.

El crecimiento en el número de operaciones en TPV ha coincidido con una expansión sostenida en el número de terminales, que ha pasado de 483,000 a 972,000. “En suma, se están realizando cada vez más pagos a través de medios electrónicos, que son más eficientes que los cheques”.

Con el CoDi se busca realizar pagos de teléfono a teléfono a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) que administra el Banco de México; e instalando códigos QR en los pequeños comercios para realizar los pagos por esta vía.