Los trabajadores franceses del sector energía que protestan contra la reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron cortaron la electricidad el martes en el mayor mercado mayorista de alimentos frescos del mundo, Rungis, cerca de París, informó la rama de energía del sindicato de extrema izquierda CGT.

Un portavoz del mercado internacional de Rungis dijo que la energía de emergencia se activó cuando el corte inició y que no hubo interrupción del comercio. El corte de energía duró 90 minutos y afectó el servicio del tren de Orlyval, que sirve a Orly, el segundo aeropuerto más concurrido de la capital francesa.

El sabotaje deliberado de los suministros de energía pone de relieve la creciente determinación de los sindicatos de izquierda de Francia de recurrir a la acción directa, después de que una oleada de huelgas y protestas callejeras desde principios de diciembre no hicieran que Macron diera marcha atrás en su reestructuración del sistema de pensiones. El mercado de Rungis cubre 234 hectáreas y genera ingresos de 9,000 millones de euros al año.

Confrontan a Macron en un teatro de parís

El pasado viernes, manifestantes intentaron entrar a la fuerza en un teatro de París, donde el presidente, Emmanuel Macron, asistía a un espectáculo con su esposa.

Una multitud se reunió después de que la pareja llegó al teatro Des Bouffes du Nord a ver la representación de La Mouche. Los videos en los medios sociales mostraron a los manifestantes coreando, “Macron renuncia” y, en un momento dado, intentando entrar en el teatro cerca de la terminal de trenes de la Gare du Nord.

“Hubo un intento de invasión del teatro, pero la pareja presidencial pudo permanecer hasta el final de la obra y abandonó el lugar en coche alrededor de las 10 de la noche con una escolta policial”, refirió una fuente cercana a Macron.

La presencia del presidente en el teatro fue señalada en Twitter por el periodista y activista político Taha Bouhafs, que se encontraba dentro del recinto. Más tarde, el periodista fue detenido por la policía, según una fuente judicial.

El presidente se ha mantenido al margen durante las protestas contra su plan de reforma del sistema de jubilación francés, dejando a Édouard Philippe, su primer ministro, enfrentado a los sindicatos durante un mes y medio de huelgas en el transporte.