La regulación secundaria de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, va en tiempo y forma y estará lista en septiembre en una primera etapa.

Bernardo González Rosas, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), confirmó lo anterior y adelantó que en julio estarán listos los primeros borradores que se presentarán a los diferentes actores involucrados para su revisión.

“Vamos muy bien y van a salir en septiembre como está por ley. Vamos muy avanzados, ya estamos discutiendo entre autoridades los proyectos, y durante julio vamos a compartirlo con el gremio”, señaló en entrevista.

El funcionario detalló que tanto la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como el Banco de México (Banxico), la CNBV y otras dependencias relacionadas, estarán presentando sus respectivos borradores, pero señaló que todos quedarán listos en septiembre como está establecido.

“En julio vamos a ver los borradores. En su momento se mandará a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer). Primero (de manera) informal y que en Cofemer ya sea un proceso más planchado”, expuso.

La Ley Fintech se promulgó, por parte del Ejecutivo, en marzo pasado en el marco de la Convención Bancaria. A partir de ahí, las autoridades tenían seis meses para emitir la primera etapa de la regulación secundaria.

No obstante, las autoridades tendrán 12 meses (a partir de la promulgación) para emitir la segunda etapa de la regulación secundaria; y una tercera a los 24 meses de promulgada la ley.

De acuerdo con la propia CNBV, los principales temas de la regulación secundaria de la Ley Fintech tienen que ver con el comité interinstitucional, capital mínimo, riesgo tecnológico y plan de continuidad del negocio, límites de efectivo, planes de autocorrección, registro en sandbox, comportamiento de pago del solicitante y criterios de contabilidad.

De igual forma, aprobación de los estados financieros, límites de inversión y solicitud de financiamiento, documentación adicional para la autorización, criterios de selección de solicitantes de financiamiento, mandatos y comisiones e información de accionistas y administradores.

Algo de lo primero que deberán cumplir las fintech para empezar a ser reguladas es realizar la solicitud de autorización, para lo cual tienen 12 meses a partir de la entrada en vigor de las disposiciones. Quienes no soliciten autorización en ese lapso no podrán celebrar nuevas operaciones y sólo deberán concluir las existentes.

Moderniza supervisión

A decir de Bernardo González, a la par de la proliferación de nuevas tecnologías en el sistema financiero mexicano, la CNBV también está modernizando su enfoque hacia la supervisión, comenzando con las fintech, por lo que diseñará e implementará una plataforma SupTech para consultar la información generada por éste y otros sectores.

De igual forma, el funcionario destacó la creación de un Grupo de Innovación Financiera como órgano de consulta, asesoría y coordinación entre los sectores público-privado para intercambiar ideas, impulsar el desarrollo de la industria y planear su regulación futura, ante el dinamismo característico del sector.

Prórroga en biométricos a bancos

En cuanto a la norma que obliga a los bancos a utilizar elementos biométricos en la apertura de nuevos productos por parte de sus clientes, el presidente de la CNBV adelantó que el tiempo para aplicarla vence en agosto, pero que los bancos que se sumen a la plataforma única de datos biométricos tendrán una prórroga.

En días pasados se informó que, a propuesta de los bancos, algunos de éstos crearán una plataforma única a través de la cual puedan verificar ante el Instituto Nacional Electoral (INE) la identidad de sus clientes.

Los bancos que se sumen a esta propuesta serán los que tengan una prórroga frente a estas medidas.

eduardo.juarez@eleconomista.mx