Para el director general de Banco Azteca, Alejandro Valenzuela, en lo que va del sexenio se ha avanzado en materia de penetración financiera en el país. Sin embargo, hace falta mucho por hacer en este tema.

En entrevista, el directivo comenta que durante el sexenio actual se ha visto una profundización del sector financiero en México, dado que se pasó de poco más de 20% como proporción del PIB a cerca de 36 por ciento.

Sin embargo, dice, México tiene el potencial de estar en niveles como los de Chile, donde el crédito como proporción del PIB es de alrededor de 80 por ciento.

“Justamente la inclusión financiera se vuelve fundamental porque cuando uno analiza el mercado mexicano, uno ve que, por ejemplo, en los segmentos más beneficiados, la clase media, media alta, está prácticamente bancarizada”, dice.

Agrega: “México tiene que trabajar mucho en seguir dando oportunidad de bancarizar a muchos mexicanos, y ahí es donde un banco como Banco Azteca ha hecho una labor muy importante, porque nuestro modelo de negocio ha estado basado en un principio de bancarizar”.

En la actualidad este banco, propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego, tiene más de 15 años en el mercado mexicano, y cuenta con más de 15 millones de clientes en México, y 4.5 millones fuera del país.

Alejandro Valenzuela considera que para cubrir a la población que hoy no está bancarizada se debe tomar en cuenta temas como el uso de las nuevas tecnologías en banca digital, “para que todos los jóvenes mexicanos sepan que desde un celular pueden tener acceso a la banca, y con ello ir generando una culturización del manejo del ahorro y del crédito”.

Importante, carnet de identidad nacional

Aunado a ello, el directivo de Banco Azteca comenta, hay la necesidad de que en México se establezca ya un carnet de identidad nacional, que permita identificar de mejor manera a los clientes o a los potenciales clientes que hoy no tienen acceso a servicios financieros formales.

“En una economía informal, se hace muy difícil que podamos saber quién es quién. Si a eso le sumamos la falta de este carnet de identidad nacional, pues nos encontramos con que el costo de bancarizar es extremadamente oneroso, porque cuando alguien se acerca con nosotros, tenemos que certificar que esa persona es quién dice ser, y eso, al final de cuentas, en muchos hogares de México es muy complejo todavía”.

Pero además, dice el banquero, hay un problema de inseguridad y de aplicación de la justicia en el país que deriva en que sea también oneroso que el sector financiero pueda fluir con mayor agilidad a esos rincones del país donde no hay población bancarizada.

El banquero destaca que aún hay centenares de municipios donde hoy no hay presencia bancaria, por lo que existe una oportunidad gigantesca para bancarizar y llevar el sistema financiero formal a todos los rincones del país.

Ve como otro obstáculo para que no haya una mayor bancarización los bajos niveles de crecimiento de la economía mexicana en los últimos años, que en promedio han sido de 2 por ciento.

“Tenemos que buscar la manera de crecer más de 2%; ha sido bueno, pero es bueno en una mediocridad, tenemos que lograr 4 o 5% sostenible, y eso nos va a permitir generar certeza, empleos bien remunerados, mejorar la educación”.

En este sentido, Valenzuela considera que los candidatos a la Presidencia de la República deben poner énfasis, dentro de sus propuestas, en cómo podría hacerse para que el crédito como porcentaje del PIB pase de ese 36 a 60 o 65%, por ejemplo.

Valenzuela refiere que medidas instrumentadas en la presente administración, como la Política Nacional de Inclusión Financiera, la Estrategia de Educación Financiera y la Reforma Financiera, han ayudado a un crecimiento de la inclusión, que aun así queda mucho camino por recorrer.

“Son avances muy importantes que están ayudando a que permitan que el sector financiero haya crecido más, y qué mejor indicador que el haber aprobado todas estas leyes. Están coadyuvando a que hayamos pasado de una penetración financiera verdaderamente baja, a algo que ya es más aceptable para el país, pero en donde todavía queda mucho por hacer. Y justamente es un camino en el que tenemos que estar todos los mexicanos. Lo importante es no sólo lo que se va logrando, sino la perspectiva de lo que falta por hacer”, enfatiza.

Destaca que Banco Azteca es un ejemplo de que se puede bancarizar a más población. “Me parece que el mercado es demasiado grande para cualquiera. Entre más competencia vaya dándose, va a permitir que tengamos una oferta de valor que apoye a la gente en sus emprendimientos y en sus necesidades”.

El director general de Banco Azteca enfatiza que las llamadas fintech y la banca digital en general, serán fundamentales para lograr una mayor bancarización. 

“Es una realidad para la industria, no sólo para la banca, cualquier negocio que no esté pensando en operar en la era digital, se quedará fuera. Entonces tenemos que buscar la mezcla idónea entre el mundo virtual y el mundo físico”, concluyó Valenzuela.