El crédito automotor cayó 8.4% durante el primer semestre del 2019, y se colocó en niveles del 2015, debido a que el consumidor ha decidido posponer la compra de un vehículo nuevo, o bien, opta por uno usado, reportó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Así, al cierre del primer semestre del presente año, la industria automotriz registró 431,826 créditos para autos (ya sean nuevos o usados), lo que representó la disminución en 8.4% con respecto al 2018, equivalente a 39,406 unidades financiadas menos.

“El financiamiento automotriz incentiva la demanda interna. Sin embargo, observamos que, debido a que se han incrementado las tasas de interés, se traduce en la debilidad del mercado interno”, comentó Guillermo Rosales, director de la AMDA. En el reporte automotriz de los distribuidores, con información de JATO y el Inegi, se destaca que, mientras el financiamiento para solicitar un vehículo nuevo tuvo una disminución de 10.4% durante enero-junio del presente año, la colocación de vehículos seminuevos obtuvo un incremento de 9.6% en el periodo similar.

La industria automotriz vendió 638,597 unidades al cierre del primer semestre del 2019. Las unidades financiadas representaron 59.5 por ciento. El monto se ha alejado de la oportunidad de colocación de crédito aspirada por el sector de hasta 80 por ciento. El resto de las compras fueron en efectivo.

En el 2015, el financiamiento poseía 57% de la participación de las ventas totales, que fueron por 610,704 unidades.

A decir de Guido Vildozo, socio de la consultoría IHS Markit, adquirir un vehículo por financiamiento resulta más caro que hace cuatro años, pues en el 2015 el financiar un auto para las financieras de marca o bancos oscilaba entre 7 y 9% de tasas de interés. Ahora ese porcentaje aumentó por arriba de 12%, lo que obliga al comprador a ser más cauto y no endeudarse. El alza en el desempleo reportado por Inegi se suma como factor que inhibe la venta de autos.

El reporte destaca que las financieras de marca perdieron participación en cuanto a captación de clientes, al pasar de 69.3% en el 2018 a 65.8% en el primer semestre de este año. En cambio, los bancos y el autofinanciamiento han ganado espacios en las unidades financiadas, de 27 a 30% en el primer caso, y de 3.7 a 4.2% en el autofinanciamiento. Los principales plazos a los que se colocan los financiamientos de autos nuevos son 60, 36, 48 y 72 meses.

Al realizar la proyección del cierre del año, el director de la AMDA confió en que al finalizar el 2019 se cuente con menores tasas de interés, justo cuando hay una disminución en la inflación para quedar en el marco de 3 y 4 por ciento.