Los mexicanos que viven y trabajan en el exterior realizaron de nuevo envíos históricos de remesas a sus hogares en el país durante agosto. Según información del Banco de México (Banxico), se registró la mayor entrada de remesas para un mes similar desde que iniciaron las mediciones; en esta ocasión, ingresaron 3,374 millones de dólares. Esta entrada incorpora un incremento de 17% anual y muestra una clara aceleración desde el de por sí robusto flujo observado en julio, matizó desde Nueva York el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Se trata también del cuarto mes consecutivo que las remesas se ubican por encima de 3,000 millones de dólares.

La información del Banxico evidencia también que el ingreso mensual de los llamados migradólares permitió completar también el mayor acumulado de remesas para los primeros ocho meses del año, de 23,899 millones de dólares, cifra nunca captada en un periodo de enero a agosto.

Esta aceleración de la entrada de remesas es explicada por la incertidumbre sobre las políticas migratorias de Estados Unidos, la saludable dinámica de los sectores que emplean a trabajadores mexicanos en aquel país y al propio fortalecimiento del dólar en México.

“Seguimos creyendo que la incertidumbre sobre las políticas migratorias de la administración de Estados Unidos sigue teniendo un efecto positivo en el flujo de remesas, ya que dichas políticas han aumentado la probabilidad de detención y de deportación”, destacaron en un análisis estrategas de Banorte Ixe.

Por su parte, analistas de BBVA advirtieron que este fortalecimiento de los envíos tiene su origen en el hecho de que los ramos de actividad donde se ocupan los connacionales en Estados Unidos (construcción y servicios) se mantienen dinámicos.

La información del Banxico evidencia además que cada uno de los 1.8 millones de hogares que reciben estos recursos de sus familiares captó el mayor giro promedio desde junio del 2018, de 343 dólares. En aquel momento, la remesa media también fue de 343 dólares.

Depreciación a favor

El estratega de Goldman Sachs destacó que al pasar el filtro cambiario a estos giros, también se presentó un incremento de 18.2% en términos anuales en moneda nacional.

Esto, porque la familia receptora tiende a cambiar estos recursos a pesos mexicanos. El estratega de GS detalla que “las remesas son un apoyo importante a nivel macroeconómico, para el financiamiento de la cuenta corriente, y de forma doméstica, para el consumo privado, particularmente para las familias de bajos recursos que son quienes tienen mayor propensión a consumir, y que también suelen ser los principales receptores de estas remesas”.

Fortalecen nivel de vida

De acuerdo con el gerente de Estadísticas Económicas del Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica, otro factor que suele incidir en el mayor flujo de remesas es precisamente la depreciación del peso.

“Cuando el peso mexicano se deprecia, los trabajadores en el exterior hacen un mayor esfuerzo para aumentar sus giros hacia sus familias en México”, refirió.

[email protected]