El número de estadounidenses que solicitaron subsidios por desempleo bajó drásticamente la semana pasada y la cantidad registrada de desocupados alcanzó un mínimo en 17 años, sugiriendo un fortalecimiento del mercado laboral que permitiría a la Reserva Federal (Fed) subir las tasas de interés en junio.

Si bien otro dato reveló que la productividad de los trabajadores cayó en el primer trimestre, la tendencia general del mercado sigue mejorando.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 19,000, a una cifra desestacionalizada de 238,000 en la semana que terminó el 29 de abril, dijo el Departamento de Trabajo. Eso borra gran parte de los incrementos en las dos semanas previas, que los economistas adjudicaron a una creciente volatilidad estacional.

Los pedidos llevan 113 semanas debajo del umbral de 300,000, nivel asociado con un mercado laboral saludable. Estados Unidos está cerca del pleno empleo, con una tasa de desocupación de 4.5%, la menor en casi 10 años.

La Fed mantuvo estables las tasas de interés referenciales el miércoles y dijo que prevé que las condiciones del mercado laboral se fortalecerán un poco más .

Asimismo, enfatizó que espera que la actividad económica se expanda a un ritmo moderado . La mayoría de los analistas prevé que la Fed subirá nuevamente las tasas de interés en junio.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos de subsidios por desempleo cayeran a 247,000. La cantidad de personas que recibía aún el beneficio después de una semana inicial de ayuda bajó en 23,000 a 1.96 millones en la semana finalizada el 22 de abril, un mínimo desde abril del 2000.

El reporte de los pedidos de la semana pasada no afecta a las nóminas laborales que se divulgarán porque queda fuera del periodo evaluado. De acuerdo con el sondeo, el crecimiento laboral habría repuntado en abril con la creación de 185,000 empleos, luego del menor avance en 10 meses en marzo, con apenas 98,000 nuevos puestos.

Otro reporte reveló que la productividad de los trabajadores de Estados Unidos se contrajo inesperadamente en el primer trimestre, generando un salto en los costos laborales relacionados.

El Departamento del Trabajo dijo que la productividad no agrícola, que mide la producción por hora por trabajador, bajó a una tasa anual de 0.6% en el primer trimestre, el nivel más débil en un año.

Los costos laborales unitarios, es decir, el precio del trabajo por cada unidad producida aumentaron a un ritmo de 3.0% en los primeros tres meses del año, luego de subir a una tasa de 1.3% en el cuarto trimestre. Comparado con el primer cuarto del 2016, los costos laborales unitarios aumentaron a una tasa de 2.8 por ciento.

Otro reporte mostró que el déficit comercial mejoró ligeramente en marzo, ante declives considerables tanto de las exportaciones como de las importaciones.

Más demanda a fábricas

Los nuevos pedidos de bienes elaborados en Estados Unidos subieron en marzo por cuarto mes consecutivo y los pedidos por equipamiento de capital fueron mayores a lo informado previamente, lo que indica una recuperación sostenida en el sector manufacturero.

Los pedidos a fábricas subieron 0.2%, informó el Departamento de Comercio, tras un incremento revisado al alza de 1.2% en febrero.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos a fábricas subieran 0.4% en marzo tras un avance informado originalmente de 1.0% en febrero.

En tanto, los pedidos a fábricas subieron 5.2% a tasa anual en marzo.