Luego de turbulencias en los mercados que han vapuleado sus monedas, los bancos centrales de las economías emergentes están tomando medidas urgentes para contener los daños, como la subida de las tasas de interés, o se disponen a hacerlo en breve.

Los primeros en tomar precauciones fueron China e India. El pasado martes, el Banco Popular de China inyectó más capital a los mercados financieros del país.

Paralelamente, el Banco de la Reserva de la India, que dirige Raghuram G. Rajan, anunció una subida de 25 puntos base de la tasa rectora de la rupia, que se sitúa ahora en 8%, con el objetivo de frenar las presiones inflacionarias y estimular el crecimiento de la economía del sur de Asia. Tras el anuncio, la rupia subió 0.7%, para estar a 62.66 unidades por dólar.

El riesgo más grave para el valor de la rupia procede de la inflación, que continúa siendo elevada y cerca del doble dígito (…) lo que indica presiones salariales y otros efectos de segunda ronda , explicó Raghuram G. Rajan en torno de la volatilidad.

En el mismo tono, Alexandre Tombini, el presidente del el Banco Central de Brasil, dijo que el emisor brasileño combatirá el impacto de la debilidad del real sobre la inflación.

El Banco Central de Brasil subió este mes su tasa referencial en medio punto porcentual hasta 10.50 por ciento. La autoridad informó que podría estar lista para disminuir el ritmo de uno de los más agresivos ciclos de endurecimiento monetario en el mundo. Brasil ha subido la tasa referencial Selic en 3.25 puntos porcentuales desde abril del año pasado. El real se debilitó 13% el año pasado frente al dólar.

Entre las principales causas de la incertidumbre en los mercados financieros globales s encuentra Argentina, que sufre una notable caída en su moneda en medio de preocupaciones sobre las políticas económicas del gobierno; la Fed, con su anuncio de reducción en su estímulo mensual a 65,000 millones de dólares, y la desaceleración de la economía china.

Por su parte, el Banco Central de Turquía subió ayer sus principales tasas de interés. En una reunión de política monetaria de emergencia, el banco subió su tasa de préstamos diaria a 12 desde 7.75% y su tasa de operaciones de retrocompra de 4.5 a 10 por ciento. La lira turca se fortalecía a 2.20 unidades por dólar desde 2.2530 unidades tras conocerse la noticia.