La adquisición de la financiera Advance America por parte de Grupo Elektra se está complicando para el Consejo de Administración de la empresa estadounidense, mientras que para la mexicana sería la primera gran incursión en los servicios financieros de Estados Unidos.

La semana pasada Grupo Elek­tra anunció la adquisición de la financiera estadounidense Advance America por 10.50 dólares cada acción, lo que representó una prima de 32.7% sobre el precio de cierre de las acciones de la empresa, equivalente a 7.91 dólares al 15 de febrero del 2012, representando el total de la operación, 780 millones de dólares ya incluidos todos los pasivos.

Sin embargo, el despacho jurídico Brodsky & Smith anunció que está investigando demandas potenciales contra el Consejo de Administración de Advance por haber propuesto aceptar la oferta de Grupo Elektra, debido a que desde su punto de vista subvalúa la compañía.

La investigación se relaciona con un posible incumplimiento de las obligaciones fiduciarias y otras violaciones de la ley estatal por parte del Consejo de Administración de Advance America, ya que no actuó en el mejor interés de los accionistas en el proceso de venta , informó el despacho a través de un comunicado.

Si bien el Consejo de Administración ya aprobó la compra, Advance America se dio un plazo de 45 días para poder recibir una oferta mejor de un tercero, lo que de no darse se quedaría con la oferta de la empresa mexicana.

Grupo Elektra reconoce la importancia de la compra, dado que representa la primera inversión del grupo a gran escala en el mercado de servicios financieros en Estados Unidos, siendo Advance America el proveedor no bancario líder de servicios de préstamos en efectivo en territorio estadounidense, con cerca de 2,600 puntos de venta en 29 estados, Canadá y Reino Unido.

Grupo Elektra ofrece productos financieros y bancarios a través de las sucursales de Banco Azteca localizadas en México, Panamá, Guatemala, Honduras, Perú, Brasil y El Salvador.

[email protected]