El peso mexicano tuvo escasa reacción al alza de tasa reslizada por el Banco de México; las cotizaciones del dólar prácticamente quedaron en los mismos niveles del cierre del miércoles de 19.38 pesos por unidad, cerró en 19.3710 pesos.

Sin embargo, desde su máximo histórico de 19.87 pesos, alcanzado el 21 de septiembre, representa una recuperación de 2.51%, esto es, 49 centavos frente dólar estadounidense.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, comentó que el tipo de cambio no respondió al aumento de la tasa de referencia del banco central, debido a que el mercado ya había descontado este movimiento.

Mencionó que la decisión del Banco de México de subir la tasa de referencia después de que el peso moderó sus pérdidas al inicio de la semana no tomó por sorpresa al mercado y disminuyó el margen de acción de la Junta de Gobierno, ante eventos que volverán a elevar la demanda por dólares en semanas previas a las elecciones en EU.

Considera que, en vista de que el Banxico ya anticipó un incremento en la tasa de referencia de la Reserva Federal (Fed) antes de finalizar el año, es poco probable que vuelva a endurecer más su política monetaria, siempre y cuando Hillary Clinton gane las elecciones presidenciales, ya que de lo contrario el Banxico podría subir su tasa hasta en 100 puntos base.

Por su parte, el director Estrategia y Tipo de Cambio de Banorte-Ixe, Alejandro Padilla Santana, dijo que con el alza de la tasa de interés el Banxico trata de reflejar una estrategia un poco más defensiva y por lo menos un movimiento preventivo para que no se siga depreciando el peso.

El experto anticipó que el tema electoral de Estados Unidos será decisivo para la tendencia definitiva del tipo de cambio peso-dólar, ya que de ganar la candidata del partido demócrata, se podrían ver cotizaciones por debajo de los 19 pesos y pronosticó que el tipo de cambio peso-dólar en los siguientes días podría alcanzar los 19 pesos por dólar.