En América se jugarán el torneo el próximo domingo ante Pumas desde los futbolistas hasta su presidente. Y es que si bien no ha ganado nada desde que asumió su cargo, Michel Bauer sabe que la palabra fracaso se engrandece en caso de no meterse a la Liguilla, instancia a la que si pudo acceder en los tres torneos anteriores y que le permitió apaciguar las críticas hacia su persona.

Hasta ahora, desde su llegada a la presidencia de las Águilas en 2008, Michel ha estado al frente del equipo en cinco campañas completas, más la recta final de aquel Clausura del 2008 en la que le heredaron un desastre de equipo que concluyó en el último lugar de la tabla general y las 16 semanas de competencia de la presente campaña en la que se está tambaleando la calificación.

BUSCA MEJORAR SU PRODUCTIVIDAD

De los cinco torneos completos que ya vio pasar desde los escritorios de Coapa, Bauer ha calificado en tres campañas, cayendo en dos en cuartos de final (Apertura 2009 y Bicentenario 2010) y una más en semifinales (Apertura 2010), quedando en las otras dos restantes afuera (Apetura 2008 y Clausura 2009), asumiendo dos fracasos más en la era reciente del conjunto que a pesar de su grandeza ha tenido que quedarse con las manos vacías y mirando como otros se llevan los títulos.

A pesar de que en América siempre es obligatorio pelear por los títulos, que no han conseguido, al menos hasta ahora los números permiten mantenerse en su puesto, quizás sostenido de los hilos más delgados, al presidente Águila en su puesto. Michel registra una asistencia a las Liguillas del 60% de los torneos completos en los que ha estado al frente del club, cifra que podría decaer si el domingo consuman otro fracaso.

En caso de dejar a su afición sin Liguilla, el mandamás americanista terminaría entrando a las fases finales en solo el 50% de las campañas en las que ha estado en su cargo.

Por si esos números no fueran suficiente razón para poner a tambalear al directivo del América, el desempeño en la actual campaña, sobre todo en partidos en los que el orgullo ha estado en juego y termina por los suelos, aumenta la presión y el morbo hacia el club y el directivo que se tendrán que jugar la vida en un clásico, un tipo de encuentro en el que se han llevado ya dos derrotas en la competencia, a manos de Chivas y Cruz Azul.

Si bien Michel Bauer no tiene toda la responsabilidad de la sequía de títulos que ya llegó a seis años en Coapa, sin duda alguna ya muchos desean verlo fuera de la institución, situación que parece solo se podría evitar con un gran juego de sus futbolistas ante Pumas, súper líder del torneo, que les permita meterse a la Liguilla por el titulo, instancia en la que debe estar obligatoriamente un grande.

Tras revisar los números del presidente azulcrema, resta esperar al domingo para saber si su plantel hace olvidar todos los sin sabores a su afición con una Liguilla, o si a falta de ella podría consumarse otro fracaso en su era.

Y EN GUADALAJARA... EL CUBO LEVANTA LA MANO

El delantero Erick Torres, de 18 años, afirmó que el no querer ser una persona mediocre ni del montón lo lleva este fin de semana a cumplir su primer torneo en la Primera División, donde su meta inmediata es jugar su primera Liguilla y tratar de ser campeón con Guadalajara.

Su meta más inmediata es obvia. Estoy con una ilusión de poder jugar mi primera Liguilla, de saber lo que se siente, esa adrenalina de poder pelear un campeonato, estoy muy agradecido con mis compañeros por como me han tratado, me han recibido .