El fisco está ganando más juicios, pero por montos sale perdiendo. En el primer trimestre del año, de los 13,994 juicios reportados ha ganado 7,550, tanto en primera como en segunda instancia.

Estas controversias involucran un monto de 43,840 millones de pesos, de los cuales 21,013 millones de pesos no resultan a su favor en ambas instancias, es decir, pierde recursos similares a los que recauda en un mes por el IVA.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, en primer instancia el valor de los juicios ascendió a 27,520 millones de pesos, en los que 46.1% corresponde a los que no le fueron favorables frente a los contribuyentes.

Mientras que en segunda instancia el monto involucrado fue de 16,320 millones de pesos, de los cuales casi la mitad resultó en contra del fisco.

Ello, sin contar los juicios por nulidad para efectos en donde hay cerca de 2,500 en los que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) conserva las facultades para determinar y, en su caso, cobrar los créditos impugnados.

En materia de juicios de amparo contra actos se reportaron 776. El SAT ganó 678 y perdió 98 en el periodo referido.

BEBIDAS ENERGIZANTES

En materia de amparos, sobresalen algunos que se han interpuesto en contra del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) a las bebidas energizantes, pero también llama la atención que está dejando más recursos de los esperados.

El titular de la Unidad de Política de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Ernesto Revilla, comentó que del total de los IEPS (tabacos, cervezas, juegos y sorteos, telecomunicaciones y bebidas energizantes) que se captó en este primer trimestre, se obtuvieron 20,500 millones de pesos, cifra 3.8% real superior a la del año anterior.

En el caso particular del gravamen especial que se aplica a las bebidas energizantes, se recaudaron 43 millones de pesos, que es un monto más del doble de lo que se estimó para ese periodo, y 300% real por arriba del año pasado, porque en el 2011 ingresaron a las arcas del gobierno por ese concepto 10 millones de pesos.

Sin embargo, no comentó si dichos ingresos están compensando los recursos que se invierten en los tribunales para encarar los amparos.

Datos de Hacienda indican que el costo operativo de lo contencioso (salarios, gastos relacionados con inmuebles y otros) sumó 20 millones de pesos tan sólo en sentencias y 53.2 millones de pesos por cuestiones operativas.

La productividad, que es lo que se recibe por cada peso invertido en la operación de lo contencioso, es de 386.8 pesos.

leonor.flores@eleconomista.mx