El próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador contempla realizar una reforma en el sistema de pensiones para que sea universal y en donde sea posible incrementar la edad de retiro, indicó Gerardo Esquivel, próximo subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Durante su participación en la celebración de los 100 años de la Concamin, refirió que, en un primer paso, el incremento se dará en el programa de pensión para adultos mayores, la cual se duplicará y se otorgará a partir de los 68 años y no a los 65 años como se da actualmente.

“Hoy la pensión no es universal, y para que nos alcancen los recursos y pensando en el compromiso fiscal que tenemos, pensamos hacia adelante en una reforma muy necesaria en pensiones”, acotó.

Se le cuestionó directamente si en esta reforma considerarán incrementar la edad de retiro de 65 a68 años, a lo que respondió:

Se valorará junto con otras posibilidades, expresó Esquivel.

Comentó que la reforma en pensiones se podría realizar en la mitad del sexenio de López Obrador, y se convocará a expertos para evaluarlo y reflexionar la situación del sistema.

“Estamos pensando hacia adelante qué va a pasar con las pensiones y por eso va a subir la edad en el programa de pensiones, porque es el tipo de reformas que necesitamos hacia adelante para garantizar la sostenibilidad del sistema pensionario mexicano”, dijo.

Esquivel aclaró que las personas que hoy reciben su pensión a través de un programa social, la seguirán recibiendo, pero quienes quieran ser nuevos beneficiarios tendrán que esperar a los 68 años de edad.

Recordó que actualmente las personas reciben una pensión de 580 pesos, lo cual es insuficiente para tener una buena calidad de vida durante la vejez, por lo que aumentará a 1,200 pesos dicho beneficio.

En diversas ocasiones, expertos en el tema han señalado la urgencia de que en México se haga una reforma en pensiones, pues cada vez la población de la tercera edad crece más y representa un alto costo para el erario público.

Entre los cambios que consideran que se deben hacer está: incrementar las aportaciones de 6.5%, tener un sistema universal y ampliar el régimen de inversiones de las administradoras de fondos para el retiro (afores).

Reducir IVA e ISR en la frontera no afectará recaudación

Con respecto al acuerdo que hicieron gobernadores de estados fronterizos con el próximo presidente de reducir a 20% el Impuesto sobre la Renta (ISR) y a 8% el Impuesto al Valor Agregado (IVA), Esquivel dijo que no afectará a la recaudación y que también se hizo en respuesta a la reforma fiscal de Estados Unidos.

“Se plantea que por esta reducción, podemos perder una recaudación de ingresos de alrededor de 40,000 millones de pesos, pero por otro lado hay que considerar los impactos económicos y sociales que esta decisión va a generar por la reactivación de esa zona del país”.

Detalló que la zona fronteriza fue afectada con la reforma fiscal del 2014 que se hizo en México y por la reforma fiscal de Estados Unidos. “Lo que estamos planteando es que no es necesario hacer una reforma de la misma envergadura, pero sí se puede atender a la zona fronteriza que se pueda ver afectada. Es una respuesta focalizada a ese elemento que hay que tomar en consideración”.

Prioridades se reflejarán en paquete económico del 2019

El próximo subsecretario de Egresos de Hacienda indicó que el Paquete Económico del 2019, que realizará con el equipo de transición de la actual administración, reflejará las prioridades del gobierno de López Obrador.

“Estamos trabajando intensamente en lo que va a ser la elaboración del presupuesto (...) la idea es que el presupuesto se presente en diciembre de este año y que refleje las prioridades de la siguiente administración”.

Consideró que el próximo Paquete Económico tendrá un enfoque diferente en cuanto a que se destinarán mayores recursos a la inversión pública y se reorientará la política social de los últimos años.

Esquivel enfatizó que el Paquete Económico también será una propuesta responsable, es decir, garantizará la estabilidad macroeconómica, finanzas públicas sanas y una trayectoria descendente de la deuda.

“Lo que nosotros planteamos es que al final de la administración (de López Obrador) la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto sea si acaso igual a la que es actualmente, pero de preferencia menor, y ello se logrará con un mayor crecimiento de la economía”.

[email protected]