La disipación de la incertidumbre por el efecto inicial de la administración de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha provocado que en los primeros meses del 2017 el crédito de la banca no se haya desacelerado en ninguna de sus modalidades.

En conferencia de prensa, Marcos Martínez Gavica, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), informó que a febrero pasado el crecimiento anual del crédito fue de 11.7%, y casi todos los portafolios tuvieron repuntes de doble dígito.

Los financiamientos a empresas aumentaron 13.3% a febrero; a consumo, 12.0%, a vivienda, 10.2%; a entidades financieras, 22.8 por ciento. El único portafolio que mostró un repunte menor a dos dígitos fue el del gobierno con, 5.1 por ciento.

No se ha desacelerado nuestra actividad, sigue habiendo demanda, y buena, demanda sólida. No obstante, el comportamiento, el Índice de Morosidad sigue comportándose de manera positiva. A pesar del crecimiento tan fuerte sólo hay un ramo en el que hay un alza de 4.2 a 4.3%, que es la cartera de consumo , refirió Marcos Martínez.

El presidente de la ABM coincidió en que las perspectivas de la economía en general que se tenían al finalizar el 2016 y al inicio del 2017 se han estado revirtiendo, dado un discurso más moderado de la nueva administración de Estados Unidos.

El sentimiento es distinto porque han pasado cosas diferentes; hay un mejor ambiente. Los que en un principio eran factores que pudieran afectar la economía no se dieron de la manera en que se habían planteado. Eso nos ha llevado a seguir más animados en la actividad tanto a personas como a empresas y por eso seguimos creciendo a esos ritmos , dijo.

Quien es también presidente de Santander México consideró que probablemente al final del año baje la actividad, pero ya no como se había pensado al principio.

Aunque las cifras son a febrero, los indicadores adelantados nos mencionan un dinamismo mayor. Bajará mucho menos de lo que se había pensado , abundó.

El cambio en los diferentes indicadores económicos que se ha registrado en los primeros meses del año también ha llevado a la banca a modificar su pronóstico del Producto Interno Bruto (PIB) de este año.

Ahora, precisó, es de entre 1.5 y 2.0% el consenso y la mayoría ya lo ubica en 1.8 por ciento. Si eso sucede, hay más probabilidades de que la banca crezca a doble dígito.

De cualquier forma, creceremos tres veces arriba que la economía. Dependerá de cuánto nos demanden nuestros clientes, pero si nos demandan más de 10%, la banca está lista para hacerlo .

Tasas han aguantado

Marcos Martínez afirmó que, en general, los productos de crédito bancario han resistido hasta ahora las alzas en la tasa de referencia del Banco de México (Banxico).

Las tasas de interés no reflejan el incremento de la TIIE en los últimos 15 meses, simple y sencillamente por la competencia , enfatizó.

Detalló que donde ha habido un ligero repunte hasta ahora es en empresas, pero en consumo y vivienda, la gran mayoría son créditos a tasa fija y así seguirán hasta que concluya el plazo. No obstante, aclaró que esta tendencia no puede ser sostenible en el tiempo.

Crédito podría ser ?50% del pib en 10 años

El presidente de la ABM considera que, de seguir el ritmo del crédito de los últimos años, podría alcanzar, como mínimo, 50% del PIB en los próximos 10 años, pero, si fuera más rápido, alcanzaría incluso cifras cercanas a 70 u 80 por ciento.

Hoy es de alrededor de 34% como proporción del PIB. Estaríamos hablando de bancarizaciones muy importantes , concluyó.