En lo que va del año, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha autorizado la operación de tres bancos extranjeros: dos asiáticos y uno español.

La agencia calificadora Fitch considera que las oportunidades que hay en México en materia de comercio exterior, principalmente por el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP), pueden atraer a más instituciones financieras foráneas.

Los bancos asiáticos que han sido recientemente autorizados para operar en México son: el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) y el coreano Shinhan Bank, además del español Sabadell.

Jaime González Aguadé, presidente de la CNBV, comentó hace unos días en entrevista que hay interés de bancos de diferentes países de instalarse aquí, y que incluso con representantes de algunos ya se han sostenido pláticas para el inicio del proceso de solicitud. Sin embargo, en ningún caso hay algo concreto a excepción de los tres ya autorizados, los cuales se espera inicien operaciones el próximo año.

Para Fitch, el interés de otros bancos extranjeros por entrar a México radica en la posición del país entre los mercados de América Latina, ya que buscarían impulsar las operaciones centradas en la actividad de importación y exportación.

En particular, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica extiende las oportunidades comerciales a países asiáticos. Además, se espera un beneficio relacionado con la decisión de Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo emitida en agosto del 2015. En ésta se permite a los exportadores estadounidenses enviar crudo hacia México, lo que aumentaría la capacidad energética, una de las claves para atraer inversiones privadas al país , detalla.

La agencia calificadora menciona que, por otra parte, las barreras regulatorias mexicanas son modestas en comparación con las de otros países latinos, además de que, en general, la penetración bancaria en México sigue relativamente baja.

El crédito privado es de 31% como proporción del PIB, comparado con 55% de Brasil .

Aunado a ello, refiere que la rentabilidad de los bancos en el sistema mexicano se ha mantenido estable desde la crisis financiera.

Hoy día, de los siete bancos más grandes que operan en México (el llamado G7), cinco son de origen extranjero: BBVA Bancomer, Banamex, Santander, Scotiabank y HSBC.

Fitch precisa que además del ICBC, Shinghan Bank y Banco Sabadell, la CNBV ha autorizado a otras instituciones financieras globales instalarse en México, aunque no necesariamente con la figura de banco.

Países fuera de Asia, como Brasil, también entran en la mezcla. Aunque este país ha mostrado un interés limitado en México, las casas de Bolsa BTG Pactual y una firma de corretaje nueva, controlada por Itaú Group, lograron los consentimientos regulatorios hace poco .

Además, afirma, algunos bancos extranjeros en México operan un número significativo de filiales en el país, tanto en los sectores de banca como de corretaje. Operan 35 entidades de corretaje, 14 de éstas son de propiedad extranjera y comprenden 37.8 y 77.7% del total de activos bajo custodia y las utilidades netas, respectivamente .

También han salido

Fitch destaca, sin embargo, que también ha habido casos de bancos extranjeros que han salido del mercado mexicano por problemas en sus casas matriz; tal es el caso de RBS, ING Group, Bank of the New York Mellon, y más recientemente Deustche Bank, que la semana pasada anunció su salida del país por las importantes pérdidas en su nación sede.

Las reducciones de personal en bancos globales, como el anuncio reciente de Deutsche Bank, tienden a mantener las dinámicas competitivas en jaque , concluye Fitch.