El bajo crecimiento, la limitada inflación y el diferencial que ganará el rédito mexicano con los movimientos de los bancos centrales de Estados Unidos y Europa limitan la posibilidad de que el próximo jueves el Banco de México decida incrementar su tasa de fondeo, concuerdan analistas de HSBC y UBS.

De acuerdo con el economista en jefe para México de HSBC, Alexis Milo, la elevada volatilidad ha propiciado caídas en tasas de activos mundiales, volviendo al retorno que ofrece México atractivo, lo que acota la posibilidad de un incremento en tasa por parte de Banxico.

Además se prevé que los principales bancos centrales actúen. Con el impacto del Brexit en la Fed, se espera ahora un alza de 25 puntos base hasta diciembre; estimamos que el Banco de Inglaterra bajará su rédito y el Banco Central Europeo subirá sus estímulos monetarios. Es decir, el mundo toma una postura laxa que hace que la postura monetaria (del Banxico) se endurezca aun si no toma acción la Junta de Gobierno , comenta.

Sin embargo, considera que en un contexto de alta volatilidad es difícil anticipar con certeza la decisión de la Junta de Gobierno, pues el tipo de cambio efectivamente ejerce una fuerte presión, sobre todo con cotizaciones por arriba de 19 pesos, y reconoce que con una depreciación aumenta la probabilidad de un alza de tasa por parte de Banxico.

Por el contrario, el economista de UBS para México, Rafael de la Fuente, comentó que son las condiciones domésticas y no la presión cambiaria lo que prevalecerá en la decisión de la Junta de Gobierno, a anunciarse el jueves próximo.

El ciclo económico mantiene holgura, comentó. La demanda doméstica sigue siendo el motor del crecimiento, pero se ve vulnerable ante la desaceleración de los factores externos como la manufactura.

Al restar importancia a la presión cambiaria, argumenta que el alza de 50 puntos base del 17 de febrero hizo poco para detener la caída del peso y mejorar su rendimiento con respecto de otros compañeros .

Considera esto como factores de peso para frenar el alza de tasas el próximo 30 de junio. De ahí, su opinión de que la junta de Banxico mantendrá en espera la acción monetaria.

Por su parte, el economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch, Carlos Capistrán, estima que no habrá movimiento alguno en la tasa, pues al formalizarse el Brexit, la economía mexicana queda más expuesta al deterioro de la actividad económica mundial.

Por un incremento ?de 50 puntos

Estrategas de Goldman Sachs, ?Barclays, BBVA Bancomer y Finamex Casa de Bolsa concuerdan en que el impacto que recibe el peso mexicano por la volatilidad mundial, resultado del Brexit, será el motor de un alza que podría ser de hasta 50 puntos base en la tasa.

De acertar, el objetivo de la tasa de fondeo interbancaria quedaría al cierre de esta semana en 4.25 puntos, lo que ampliará el diferencial de réditos con el de Estados Unidos.

Todos coinciden en que será una de las decisiones más difíciles de la Junta de Gobierno, pues seguramente habrá más preocupación por usar la tasa de interés para fortalecer la moneda y así liberar de presiones la inflación, que es su objetivo principal.

ymorales@eleconomista.com.mx