La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió mantener en 3% la tasa de interés interbancaria a un día, en línea con lo esperado por el mercado.

Gabriel Pérez, catedrático de la Universidad Panamericana, opinó que esta decisión manda un mensaje de responsabilidad a los inversionistas y es una señal del compromiso del gobierno de mantener la solidez de las finanzas públicas.

Es una señal de responsabilidad, es un mensaje de que el Banxico luchará por la solidez macroeconómica del país ante un entorno de volatilidad por la caída en el precio del crudo , sostuvo.

De acuerdo con el anuncio de política monetaria, que por primera vez se difunde en jueves, el Banxico indicó que la decisión se tomó en virtud de que la postura monetaria continúa siendo congruente con la convergencia eficiente de la inflación a la meta de 3 por ciento.

No obstante, precisó que se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazo.

En particular, aseveró, vigilará la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, el desempeño del tipo de cambio y su posible efecto sobre la inflación, así como la evolución del grado de holgura en la economía ante la recuperación prevista.

Todo esto con el fin de estar en posibilidad de tomar las medidas necesarias para asegurar la convergencia de la inflación al objetivo de 3% en el 2015 y consolidarla , aseveró.

El banco central reconoció que la actividad económica en México sigue mostrando una moderada recuperación, ya que las exportaciones han evolucionado de manera favorable y la inversión privada exhibe un mayor dinamismo.

Sin embargo, el consumo privado sigue sin registrar señales claras de reactivación y el mayor gasto público ha tenido un efecto limitado sobre el crecimiento. En consecuencia, precisó, persiste holgura en el mercado laboral y en la economía nacional.

El comunicado del banco central hace énfasis en que la inflación y sus expectativas derivadas de precios de mercado siguen mostrando una disminución, como reflejo de la caída en los precios del petróleo, la apreciación generalizada del dólar y la falta de presiones por el lado de los costos laborales.

La Junta de Gobierno prevé que la inflación general anual alcanzará 3% hacia mediados del 2015 y que cierre el año ligeramente por debajo de dicho nivel. Para la inflación subyacente se anticipa que se ubique por debajo de 3% durante prácticamente todo el año.

Consideró que la disminución en el precio del petróleo y la previsión de que permanecerá en niveles bajos por un periodo prolongado, junto con la expectativa de una política monetaria menos laxa en Estados Unidos y la desaceleración de la economía mundial, han dado lugar a un incremento en la volatilidad en los mercados financieros internacionales, que ha acentuado las vulnerabilidades de algunas economías emergentes.

El banco central estimó un crecimiento para la economía mexicana para este año entre de 3 y 4%; sin embargo, advirtió que es de gran importancia que se fortalezca el marco macroeconómico de México, principalmente en el ámbito fiscal.

La política monetaria y su coordinación con la política fiscal son pieza clave para nivelar la economía en un entorno de volatilidad , concluyó Pérez.

[email protected]