Daniele Nouy, presidenta del mecanismo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), aseguró que la caída del rublo no pondrá en dificultades a los bancos europeos y que es poco probable un contagio de la crisis rusa.

Creemos que los mercados pueden estar nerviosos durante algunos días, quizá algunas semanas , dijo en una entrevista a la radio francesa Europe 1.

Los supervisores tendrán que estar particularmente atentos a todo lo que pasa, pero pensamos que la exposición de los bancos europeos, por ejemplo a las empresas rusas (...) tiene un nivel tal que no hay razones para temer dificultades , añadió.

Nouy, que preside el mecanismo de supervisión del BCE desde el 1 de enero, cree que no hay razones para preocuparse de un contagio de la crisis rusa o griega.

Todavía no hemos salido de la crisis que empezó en el 2007-2008 y éste es un nuevo episodio de nerviosismo de los mercados, que será gestionado, tratado y supervisado , agregó.

Tiene recursos para superar la crisis

Por su parte, Dmitri Medvedev, primer ministro ruso, afirmó que el país tiene recursos monetarios suficientes para superar la crisis provocada por la caída histórica del rublo, respetando los principios de la economía de mercado.

El país dispone de los recursos monetarios necesarios para alcanzar sus objetivos económicos. También tiene los instrumentos de mercado indispensables para garantizar la demanda correspondiente , dijo Medvedev tras una reunión de urgencia con sus ministros del sector económico y con los presidentes de las grandes empresas exportadoras.

El rublo ha perdido casi la mitad de su valor en lo que va del año como consecuencia del creciente aislamiento internacional de Rusia por la crisis ucraniana y por la caída del petróleo, principal fuente de ingresos para el Estado.