Las filiales mexicanas de bancos europeos corren el riesgo de ser afectados de forma indirecta por los problemas que tienen sus matrices, advirtió la calificadora Moody’s.

Reconocemos la fortaleza e independencia de las filiales; sin embargo, no podemos saber cuál sería la respuesta de los mercados en caso de que la matriz europea entre en mayores problemas , dijo David Olivares, director de Análisis del Sector Bancario de Moody’s.

Durante un seminario organizado por la calificadora, el analista dijo que existe la posibilidad de que los inversionistas relacionen el nombre de la filial con el de su controladora europea si ésta presenta mayores dificultades financieras.

Si este escenario ocurriera, probablemente el mercado local sería más cauteloso hacia el sector, aumentando el costo de fondeo de los bancos filiales en México , explicó Olivares.

Actualmente, cerca de 70% del fondeo de los bancos es a través de los depósitos; sin embargo, la colocación de deuda de los bancos en el mercado aún es muy importante para la diversificación de recursos de las empresas financieras.

En julio del 2012, BBVA Bancomer colocó bonos por 1,000 millones de dólares a 10 años, a una tasa de 6.75 por ciento.

En el mismo mes, Moody’s modificó su modelo de valuación hacia el sector bancario en todo el mundo, donde en el caso de México las filiales de los bancos españoles BBVA y Santander sus calificaciones fueron modificadas a la baja, al igual que la filial de Citigroup, Banamex.

Parte de la disminución de las notas en las filiales en México se debió a que las controladoras sufrieron bajas en sus evaluaciones, además de la alineación de la calificación de la filial con el riesgo soberano de México.

Sin embargo, el analista de Moody’s destacó que la regulación y la fortaleza financiera de los bancos en México son suficientes para que las instituciones permanezcan sólidas en el mediano y largo plazo.

[email protected]